domingo, 26 de julio de 2015

SANTOS PROTECTORES

El ÁNGEL DEL SEÑOR
ME DIJO ORA CON ELLOS
 ESTOS SON TUS
SANTOS PROTECTORES;EN ESTOS TIEMPOS

San Ignacio de Loyola 31 de JulioAño 1556
San Ignacio: ruéga a Dios por todos los que como tu :
deseamos extender el Reino 
de Cristo,
y hacer amar más a nuestro Divino Salvador.
"Todo para mayor Gloria de Dios" (San Ignacio)
Haga click en la imagen para ver la oración de Ignacio de Loyola: El Alma de CristoSan Ignacio nació en 1491 en el castillo de Loyola, en Guipúzcoa, norte de España, cerca de los montes Pirineos que están en el límite con Francia.
Su padre Bertrán De Loyola y su madre Marina Sáenz, de familias muy distinguidas, tuvieron once hijos: ocho varones y tres mujeres. El más joven de todos fue Ignacio.
El nombre que le pusieron en el bautismo fue Iñigo.
Entró a la carrera militar, pero en 1521, a la edad de 30 años, siendo ya capitán, fue gravemente herido mientras defendía el Castillo de Pamplona. Al ser herido su jefe, la guarnición del castillo capituló ante el ejército francés.
Los vencedores lo enviaron a su Castillo de Loyola a que fuera tratado de su herida. Le hicieron tres operaciones en la rodilla, dolorosísimas, y sin anestesia; pero no permitió que lo atasen ni que nadie lo sostuviera. Durante las operaciones no prorrumpió ni una queja. Los médicos se admiraban. Para que la pierna operada no le quedara más corta le amarraron unas pesas al pie y así estuvo por semanas con el pie en alto, soportando semejante peso. Sin embargo quedó cojo para toda la vida.
A pesar de esto Ignacio tuvo durante toda su vida un modo muy elegante y fino para tratar a toda clase de personas. Lo había aprendido en la Corte en su niñez.
Mientras estaba en convalecencia pidió que le llevaran novelas de caballería, llenas de narraciones inventadas e imaginarias. Pero su hermana le dijo que no tenía más libros que "La vida de Cristo" y el "Año Cristiano", o sea la historia del santo de cada día.
Y le sucedió un caso muy especial. Antes, mientras leía novelas y narraciones inventadas, en el momento sentía satisfacción pero después quedaba con un sentimiento horrible de tristeza y frustración . En cambio ahora al leer la vida de Cristo y las Vidas de los santos sentía una alegría inmensa que le duraba por días y días. Esto lo fue impresionando profundamente.
Y mientras leía las historias de los grandes santos pensaba: "¿Y por qué no tratar de imitarlos? Si ellos pudieron llegar a ese grado de espiritualidad, ¿por qué no lo voy a lograr yo? ¿Por qué no tratar de ser como San Francisco, Santo Domingo, etc.? Estos hombres estaban hechos del mismo barro que yo. ¿Por qué no esforzarme por llegar al grado que ellos alcanzaron?". Y después se iba a cumplir en él aquello que decía Jesús: "Dichosos los que tienen un gran deseo de ser santos, porque su deseo se cumplirá" (Mt. 5,6), y aquella sentencia de los psicólogos: "Cuidado con lo que deseas, porque lo conseguirás".
Mientras se proponía seriamente convertirse, una noche se le apareció Nuestra Señora con su Hijo Santísimo. La visión lo consoló inmensamente. Desde entonces se propuso no dedicarse a servir a gobernantes de la tierra sino al Rey del cielo.
Apenas terminó su convalecencia se fue en peregrinación al famoso Santuario de la Virgen de Monserrat. Allí tomó el serio propósito de dedicarse a hacer penitencia por sus pecados. Cambió sus lujosos vestidos por los de un pordiosero, se consagró a la Virgen Santísima e hizo confesión general de toda su vida.
Y se fue a un pueblecito llamado Manresa, a 15 kilómetros de Monserrat a orar y hacer penitencia, allí estuvo un año. Cerca de Manresa había una cueva y en ella se encerraba a dedicarse a la oración y a la meditación. Allá se le ocurrió la idea de los Ejercicios Espiritales, que tanto bien iban a hacer a la humanidad.
Después de unos días en los cuales sentía mucho gozo y consuelo en la oración, empezó a sentir aburrimiento y cansancio por todo lo que fuera espiritual. A esta crisis de desgano la llaman los sabios "la noche oscura del alma". Es un estado dificultoso que cada uno tiene que pasar para que se convenza de que los consuelos que siente en la oración no se los merece, sino que son un regalo gratuito de Dios.
Luego le llegó otra enfermedad espiritual muy fastidiosa: los escrúpulos. O sea el imaginarse que todo es pecado. Esto casi lo lleva a la desesperación.
Pero iba anotando lo que le sucedía y lo que sentía y estos datos le proporcionaron después mucha habildad para poder dirigir espiritualmente a otros convertidos y según sus propias experiencias poderles enseñar el camino de la santidad. Allí orando en Manresa adquirió lo que se llama "Discreción de espíritus", que consiste en saber determinar qué es lo que le sucede a cada alma y cuáles son los consejos que más necesita, y saber distinguir lo bueno de lo malo. A un amigo suyo le decía después: "En una hora de oración en Manresa aprendí más a dirigir almas, que todo lo que hubiera podido aprender asistiendo a universidades".
En 1523 se fue en peregrinación a Jerusalén, pidiendo limosna por el camino. Todavía era muy impulsivo y un día casi ataca a espada a uno que hablaba mal de la religión. Por eso le aconsejaron que no se quedara en Tierra Santa donde había muchos enemigos del catolicismo. Después fue adquiriendo gran bondad y paciencia.
A los 33 años empezó como estudiante de colegio en Barcelona, España. Sus compañeros de estudio eran mucho más jóvenes que él y se burlaban mucho. El toleraba todo con admirable paciencia. De todo lo que estudiaba tomaba pretexto para elevar su alma a Dios y adorarlo.
Después pasó a la Universidad de Alcalá. Vestía muy pobremente y vivía de limosna. Reunía niños para enseñarles religión; hacía reuniones de gente sencilla para tratar temas de espiritualidad, y convertía pecadores hablandoles amablemente de lo importante que es salvar el alma.
San Ignacio de LoyolaLo acusaron injustamente ante la autoridad religiosa y estuvo dos meses en la cárcel. Después lo declararon inocente, pero había gente que lo perseguía. El consideraba todos estos sufrimientos como un medio que Dios le proporcionaba para que fuera pagando sus pecados. Y exclamaba: "No hay en la ciudad tantas cárceles ni tantos tormentos como los que yo deseo sufrir por amor a Jesucristo".
Se fue a Paris a estudiar en su famosa Universidad de La Sorbona. Allá formó un grupo con seis compañeros que se han hecho famosos porque con ellos fundó la Compañía de Jesús. Ellos son: Pedro Fabro, Francisco Javier, Laínez, Salnerón, Simón Rodríguez y Nicolás Bobadilla. Recibieron doctorado en aquella universidad y daban muy buen ejemplo a todos.
Los siete hicieron votos o juramentos de ser puros, obedientes y pobres, el día 15 de Agosto de 1534, fiesta de la Asunción de María. Se comprometieron a estar siempre a las órdenes del Sumo Pontífice para que él los emplease en lo que mejor le pareciera para la gloria de Dios.
Se fueron a Roma y el Papa Pablo III les recibió muy bien y les dio permiso de ser ordenados sacerdotes. Ignacio, que se había cambiado por ese nombre su nombre antiguo de Íñigo, esperó un año desde el día de su ordenación hasta el día de la celebración de su primera misa, para prepararse lo mejor posible a celebrarla con todo fervor.
San Ignacio se dedicó en Roma a predicar Ejercicios Espirituales y a catequizar al pueblo. Sus compañeros se dedicaron a dictar clases en universidades y colegios y a dar conferencias espirituales a toda clase de personas.
Se propusieron como principal oficio enseñar la religión a la gente.
En 1540 el Papa Pablo III aprobó su comunidad llamada "Compañía de Jesús" o "Jesuitas". El Superior General de la nueva comunidad fue San Ignacio hasta su muerte.
En Roma pasó todo el resto de su vida.
Era tanto el deseo que tenía de salvar almas que exclamaba: "Estaría dispuesto a perder todo lo que tengo, y hasta que se acabara mi comunidad, con tal de salvar el alma de un pecador".
Fundó casas de su congregación en España y Portugal. Envió a San Francisco Javier a evangelizar el Asia. De los jesuitas que envió a Inglaterra, 22 murieron martirizados por los protestantes. Sus dos grandes amigos Laínez y Salmerón fueron famosos sabios que dirigieron el Concilio de Trento. A San Pedro Canisio lo envió a Alemania y este santo llegó a ser el más célebre catequista de aquél país. Recibió como religioso jesuita a San Francisco de Borja que era rico político, gobernador, en España. San Ignacio escribió más de 6 mil cartas dando consejos espirituales.
El Colegio que San Ignacio fundó en Roma llegó a ser modelo en el cual se inspiraron muchísimos colegios más y ahora se ha convertido en la célebre Universidad Gregoriana.
Los jesuitas fundados por San Ignacio llegaron a ser los más sabios adversarios de los protestantes y combatieron y detuvieron en todas partes al protestantismo. Les recomendaba que tuvieran mansedumbre y gran respeto hacia el adversario pero que se presentaran muy instruidos para combatirlos. El deseaba que el apóstol católico fuera muy instruido.
El libro más famoso de San Ignacio se titula: "Ejercicios Espirituales" y es lo mejor que se ha escrito acerca de como hacer bien los santos ejercicios. En todo el mundo es leído y practicado este maravilloso libro. Duró 15 años escribiéndolo.
Su lema era: "Todo para mayor gloria de Dios". Y a ello dirigía todas sus acciones, palabras y pensamientos: A que Dios fuera más conocido, más amado y mejor obedecido.
En los 15 años que San Ignacio dirigió a la Compañía de Jesús, esta pasó de siete socios a más de mil. A todos y cada uno trataba de formarlos muy bien espiritualmente.
Como casi cada año se enfermaba y después volvía a obtener la curación, cuando le vino la última enfermedad nadie se imaginó que se iba a morir, y murió subitamente el 31 de julio de 1556 a la edad de 65 años.
En 1622 el Papa lo declaró Santo y después Pío XI lo declaró Patrono de los Ejercicios Espirituales en todo el mundo. Su comunidad de Jesuitas es la más numerosa en la Iglesia Católica.
 Oración de San Ignacio de Loyola. Alma de Cristo



Resultado de imagen para san ignacio de antioquia

San Ignacio de Antioquia

Carta de San Ignacio A los Magnesianos FIRMA Y SALUDO Ignacio, llamado también Teóforo, a la Iglesia de Magnesia del Meandro que ha sido bendecida por la gracia de Dios el Padre en Cristo Jesús nuestro Salvador, en quien saludo, y le envío abundantes salutaciones en Dios el Padre y en Jesucristo. LOA DEL DESTINATARIO 1 1 Cuando me enteré del superabundante buen orden de vuestro amor en los caminos de Dios, me alegré y decidí comunicarme con vosotros en la fe de Jesucristo. 2 Porque siendo contado digno de llevan un nombre piadoso, en estas cadenas que estoy llevando, canto la alabanza de las iglesias; y ruego que pueda haber en ellas unión de la carne y del espíritu que es de Jesucristo, nuestra vida siempre segura: una unión de fe y de amor preferible a todas las cosas, y —lo que es más que todas ellas— una unión con Jesús y con el Padre; en el cual, si sufrimos con paciencia todas las asechanzas del príncipe de este mundo y escapamos de ellas, llegaremos a Dios. 2 1 Por cuanto, pues, me fue permitido el veros en la persona de Damas vuestro piadoso obispo y vuestros dignos presbíteros Bassus y Apolonio y mi consiervo el diácono Socio, en quien de buena gana me gozo, porque está sometido al obispo como a la gracia de Dios y al presbiterio como a la ley de Jesucristo. DIOS PADRE, OBISPO UNIVERSAL 3 1 Sí, y os corresponde a vosotros también no tomaros libertades por la juventud de vuestro obispo, sino, según el poder de Dios el Padre, rendirle toda reverencia, tal como he sabido que los santos presbíteros tampoco se han aprovechado de la evidente condición de su juventud, sino que le han tenido deferencia como prudente en Dios; no ya a él, sino al Padre de Jesucristo, a saber, el Obispo de todos. 2 Por tanto, por el honor de Aquel que os ha deseado, es apropiado que seáis obedientes sin hipocresía. Porque un hombre no engaña a este obispo que es visible, sino que intenta engañar al otro que es invisible; y en este caso debe contar no con carne sino con Dios, que conoce las cosas escondidas. SINCERIDAD EN NUESTRA VIDA 4 1 Por tanto, es apropiado que no sólo seamos llamados cristianos, sino que lo seamos; tal como algunos tienen el nombre del obispo en sus labios, pero Arquidiócesis de Argentina- Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa www.acoantioquena.com 1 en todo obran aparte del mismo. Estos me parece que no tienen una buena conciencia, por cuanto no se congregan debidamente según el mandamiento. LAS DOS MONEDAS Y SUS CUÑOS 5 1 Siendo así que todas las cosas tienen un final, y estas dos —vida y muerte— están delante de nosotros, y cada uno debe ir a su propio lugar. 2 Puesto que sólo hay dos monedas, la una de Dios y la otra del mundo, y cada una tiene su propia estampa acuñada en ella, los no creyentes la marca del mundo, pero los fieles en amor la marca de Dios el Padre por medio de Jesucristo, si bien a menos que aceptemos libremente morir en su pasión por medio de El, su vida no está en nosotros. LLAMADA A LA CONCORDIA 6 1 Siendo así, pues, que en las personas antes mencionadas yo os contemplé a todos vosotros en fe y os abracé, os aconsejo que seáis celosos para hacer todas las cosas en buena armonía, el obispo presidiendo a la semejanza de Dios y los presbíteros según la semejanza del concilio de los apóstoles, con los diáconos también que me son muy caros, habiéndoles sido confiado el diaconado de Jesucristo, que estaba con el Padre antes que los mundos y apareció al fin del tiempo. 2 Por tanto, esforzaos en alcanzar conformidad con Dios y tened reverencia los unos hacia los otros; y que ninguno mire a su prójimo según la carne, sino que os améis los unos a los otros siempre en Jesucristo. Que no haya nada entre vosotros que tenga poder para dividiros, sino permaneced unidos con el obispo y con los que presiden sobre vosotros como un ejemplo y una lección de incorruptibilidad. JESÚS EJEMPLAR Y CENTRO DE UNIDAD 7 1 Por tanto, tal como el Señor no hizo nada sin el Padre, [estando unido con Él], sea por sí mismo o por medio de los apóstoles, no hagáis nada vosotros, tampoco, sin el obispo y los presbíteros. Y no intentéis pensar que nada sea bueno para vosotros aparte de los demás: sino que haya una oración en común, una suplicación, una mente, una esperanza, un amor y un gozo intachable, que es Jesucristo, pues no hay nada que sea mejor que El. 2 Apresuraos a congregaros, como en un solo templo, Dios; como ante un altar, Jesucristo, que vino de un Padre y está con un Padre y ha partido a un Padre. CONTRA LOS JUDAIZANTES 8 1 No os dejéis seducir por doctrinas extrañas ni por fábulas anticuadas que son sin provecho. Porque si incluso en el día de hoy vivimos según la manera del Judaísmo, confesamos que no hemos recibido la gracia. 2 Porque los profetas divinos vivían según Cristo Jesús. Por esta causa también fueron perseguidos, siendo inspirados por su gracia a fin de que los Arquidiócesis de Argentina- Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa www.acoantioquena.com 2 que son desobedientes puedan ser plenamente persuadidos de que hay un solo Dios que se manifestó a través de Jesucristo su Hijo, que es su Verbo que procede del silencio, el cual en todas las cosas agradó a Aquel que le había enviado. LOS PROFETAS, DISCÍPULOS DE CRISTO 9 1 Así pues, silos que habían andado en prácticas antiguas alcanzaron una nueva esperanza, sin observar ya los sábados, sino moldeando sus vidas según el día del Señor, en el cual nuestra vida ha brotado por medio de Él y por medio de su muerte que algunos niegan —un misterio por el cual nosotros obtuvimos la fe, y por esta causa resistimos con paciencia, para que podamos ser hallados discípulos de Jesucristo, nuestro solo maestro. 2 Si es así, ¿cómo podremos vivir aparte de Él, siendo así que incluso los profetas, siendo sus discípulos, estaban esperándole como su maestro por medio del Espíritu? Y por esta causa Aquel a quien justamente esperaban, cuando vino, los levantó de los muertos. NUEVA LEVADURA 10 1 Por tanto, no seamos insensibles a su bondad. Porque si Él nos imitara según nuestros hechos, estaríamos perdidos. Por esta causa, siendo así que hemos pasado a ser sus discípulos, aprendamos a vivir como conviene al Cristianismo. Porque todo el que es llamado según un nombre diferente de éste, no es de Dios. 2 Por tanto, poned a un lado la levadura vil que se había corrompido y agriado y echad mano de la nueva levadura, que es Jesucristo. Sed salados en Él, que ninguno entre vosotros se pudra, puesto que seréis probados en vuestro sabor. 3 Es absurdo hablar de Jesucristo y al mismo tiempo practicar el Judaísmo. Porque el Cristianismo no creyó (se unió) en el Judaísmo, sino el Judaísmo en el Cristianismo, en el cual toda lengua que creyó fue reunida a Dios. LA FE PLENA 11 1 Ahora bien, digo estas cosas, queridos, no porque haya tenido noticias de que alguno entre vosotros las piense, sino que, como siendo menos que cualquiera de vosotros, quisiera que estuvierais en guardia en todo tiempo, para que no caigáis en los lazos de la doctrina yana; sino estad plenamente persuadidos respecto al nacimiento y la pasión y la resurrección, que tuvieron lugar en el tiempo en que Poncio Pilato era gobernador; porque estas cosas fueron hechas verdadera y ciertamente por Jesucristo nuestra esperanza; de cuya esperanza ninguno de vosotros se desvíe. EFUSIONES Y AVISOS 12 1 Dejadme que me regocije a causa de vosotros en todas las cosas, si soy digno de ello. Porque aunque me hallo en prisiones, con todo no soy Arquidiócesis de Argentina- Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa www.acoantioquena.com 3 comparable a ninguno de vosotros que estáis en libertad, Sé que no sois engreídos; porque tenéis a Jesucristo en vosotros. Y, cuando os alabo, sé que por ello sentís más modestia; como está escrito: El justo se acusa a sí mismo. NUEVO LLAMAMIENTO A LA UNIÓN 13 1 Que vuestra diligencia sea, pues, confirmada en las ordenanzas del Señor y de los apóstoles, para que podáis prosperar en todas las cosas que hagáis en la carne y en el espíritu, por la fe y por el amor, en el Hijo y Padre en el Espíritu, en el comienzo y en el fin, con vuestro reverenciado obispo y con la guirnalda espiritual bien trenzada de vuestro presbiterio, y con los diáconos que andan según Dios. 2 Sed obedientes al obispo y los unos a los otros, como Jesucristo lo era al Padre [según la carne], y como los apóstoles lo eran a Cristo y al Padre, para que pueda haber unión de la carne y el espíritu. RECOMENDACIONES 14 1 Sabiendo que estáis llenos de Dios, os he exhortado brevemente. Recordadme en vuestras oraciones, para que yo pueda llegar a Dios; y recordad también a la iglesia que está en Siria, de la cual no soy digno de ser llamado miembro. Porque tengo necesidad de vuestra oración unida y vuestro amor en Dios, para que se le conceda a la iglesia que está en Siria el ser reavivada por el rocío de vuestra ferviente suplicación. RECUERDOS Y ADIÓS 15 1 Los efesios de Esmirna os saludan, desde donde os estoy escribiendo. Están aquí conmigo para la gloria de Dios, como también estáis vosotros; y me han confortado en todas las cosas, junto con Policarpo, obispo de los esmirneanos. Sí, y todas las otras iglesias os saludan en el honor de Jesucristo. Pasadlo bien en piadosa concordia, y poseed un espíritu firme, que es Jesucristo.

Carta de San Ignacio A Policarpo FIRMA Y SALUDO Ignacio, llamado también Teóforo, a Policarpo, que es obispo de la iglesia de Esmirna, o más bien que tiene por su obispo a Dios el Padre y a Jesucristo, saludos en abundancia. PROGRAMA DE VIDA PASTORAL: A) CARIDAD PARA CON TODOS 1 Dando la bienvenida a tu mente piadosa que está afianzada como si fuera en una roca inconmovible, doy gloria sobremanera de que me haya sido concedido ver tu faz intachable, por la cual tengo gran gozo en Dios. Te exhorto por la gracia de la cual estás revestido que sigas adelante en tu curso y en exhortar a todos los hombres para que puedan ser salvos. Reivindica tu cargo con toda diligencia de carne y de espíritu. Procura que haya unión, pues no hay nada mejor que ella. Soporta a todos, como el Señor te soporta. Toléralo todo con amor, tal como haces. Entrégate a oraciones incesantes. Pide mayor sabiduría de la que ya tienes. Sé vigilante, y evita que tu espíritu se adormile. Habla a cada hombre según la manera de Dios. Sobrelleva las dolencias de todos, como un atleta perfecto. Allí donde hay más labor, hay mucha ganancia. B) PRUDENTE COMO UNA SERPIENTE 2 Si amas a los entendidos, esto no es nada que haya que agradecérsete. Más bien somete a los más impertinentes por medio de la mansedumbre. No todas las heridas son sanadas por el mismo ungüento. Suaviza los dolores agudos con fomentos. Sé prudente como la serpiente en todas las cosas e inocente siempre como la paloma. Por esto estás hecho de carne y espíritu, para que puedas desempeñar bien las cosas que aparecen ante tus ojos; y en cuanto a las cosas invisibles, ruega que te sean reveladas, para que no carezcas de nada, sino que puedas abundar en todo don espiritual. Los tiempos te lo requieren, como los pilotos requieren vientos, o un marino zarandeado por la tormenta (busca) un asilo, para poder llegar a Dios. Sé sobrio, como atleta de Dios. El premio es la incorrupción y la vida eterna, con respecto a la cual ya estás persuadido. En todas las cosas te soy afecto, yo y mis cadenas, que tú estimaste. C) ANTE LA HEREJÍA: COMO YUNQUE GOLPEADO 3 No te desmayes por los que parecen ser dignos de crédito y, pese a todo, enseñan doctrina extraña. Mantente firme como un yunque cuando lo golpean. Arquidiócesis de Argentina - Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia www.acoantioquena.com 1 A un gran atleta le corresponde recibir golpes y triunfar. Pero por amor de Dios hemos de soportar todas las cosas, para que El nos soporte a nosotros. Sé, pues, más diligente de lo que eres. Marca las estaciones. Espera en Aquel que está por encima de toda estación, el Eterno, el Invisible, que se hizo visible por amor a nosotros, el Impalpable, el Impasible, que sufrió por amor a nosotros, que sufrió en todas formas por amor a nosotros. D) NADA SE HAGA SIN TU CONOCIMIENTO. NADA HAGAS TU SIN EL DE DIOS 4 Que no se descuide a las viudas. Después del Señor sé tú su protector. Que no se haga nada sin tu consentimiento; ni hagas nada tú sin el consentimiento de Dios, como no lo haces. Mantente firme. Que se celebren reuniones con más frecuencia. Dirígete a todos por su nombre. No desprecies a los esclavos, sean hombres o mujeres. Pero no permitas que éstos se engrían, sino que sirvan más fielmente para la gloria de Dios, para que puedan obtener una libertad mejor de Dios. Que no deseen ser puestos en libertad a expensas del pueblo, para que no. sean hallados esclavos de su (propia) codicia. E) ATENCIÓN A TODOS LOS ESTADOS 5 Evita las malas artes, o más bien evita incluso la conversación o plática sobre ellas. Di a mis hermanas que amen al Señor y estén contentas con sus maridos en la carne y en el espíritu. De la misma manera encargo a mis hermanos en el nombre de Jesucristo que amen a sus esposas, como el Señor amó a la Iglesia. Si alguno puede permanecer en castidad para honrar la carne del Señor, que lo haga sin jactarse. Si se jacta, está perdido; y si llega a ser conocido más que el obispo, está contaminado. Es apropiado que todos los hombres y mujeres, también, cuando se casan, se unan con el consentimiento del obispo, para que el matrimonio sea según el Señor y no según concupiscencia. Que todas las cosas se hagan en honor de Dios. HIMNO FINAL A LA UNIÓN 6 Prestad atención al obispo, para que Dios también os ténga en cuenta. Yo soy afecto a los que están sometidos al obispo, a los presbíteros y a los diáconos. Que me sea concedido el tener mi porción con ellos en la presencia de Dios. Laborad juntos los unos con los otros, luchad juntos, corred juntos, sufrid juntos, reposad juntos, levantaos juntos, como mayordomos y asesores y ministros de Dios. Agradad al Capitán en cuyo ejército servís, del cual también habéis de recibir la paga. Que ninguno sea hallado desertor. Que vuestro bautismo permanezca en vosotros como vuestro escudo; vuestra fe como vuestro yelmo; vuestro amor como vuestra lanza; vuestra paciencia como la armadura del cuerpo. Que vuestras obras sean vuestras garantías, para que podáis recibir los haberes que se os deben. Por tanto, sed pacientes unos con otros en mansedumbre, como Dios con vosotros. Que siempre pueda tener gozo de vosotros. Arquidiócesis de Argentina - Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia www.acoantioquena.com 2 EL “CORREO DIVINO” QUE VAYA A SIRIA 7 Siendo así que la iglesia que está en Antioquía de Siria tiene paz, según se me ha informado, por medio de vuestras oraciones, ello ha sido una gran consolación para mí, puesto que Dios ha eliminado mi preocupación; si es posible, que a través del sufrimiento pueda llegar a Dios, para que sea tenido como discípulo, mediante vuestra intercesión. Te conviene, muy bienaventurado Policarpo, convocar un concilio piadoso y elegir a alguno entre vosotros, a quien tú quieras y que sea celoso también, y que sea digno de llevar el nombre de correo de Dios —para que se le nombre, digo, y que vaya a Siria y glorifique vuestro celoso amor para la gloria de Dios—. Un cristiano no tiene autoridad sobre sí mismo, sino que da su tiempo a Dios. Esta es la obra de Dios, y la vuestra también, cuando la terminéis; porque confío en la gracia divina que estáis dispuestos a hacer un acto benéfico que es apropiado para Dios. Conociendo el fervor de tu sinceridad, te he exhortado en una carta breve. ULTIMAS RECOMENDACIONES Y ADIÓS 8 Como no he podido escribir a todas las iglesias debido a que parto súbitamente de Troas para Neápolis, según manda la voluntad divina, escribirás tú a las iglesias nombradas delante, como uno que conoce el propósito de Dios, con miras a que ellos hagan también lo mismo: que los que puedan, envíen mensajeros, y el resto canas por las personas enviadas por ti, para que puedan ser glorificados por un acto que siempre sera recordado; porque esto es digno de ti. Saludo a todos por nombre, en especial a la esposa de Epitropo, con toda su casa y sus hijos. Saludo a Attalus, amado mío. Saludo también al que será designado para ir a Siria. La gracia será con él siempre, y con Policarpo que le envía. Mis mejores deseos siempre en nuestro Dios Jesucristo, en quien permanecéis en la unidad y supervisión de Dios. Saludo a Alce, un nombre muy querido para mí. Pasadlo bien en el Señor. 


Carta de San Ignacio A los Romanos FIRMA Y SALUDO Ignacio, que es llamado también Teóforo, a aquella que ha hallado misericordia en la benevolencia del Padre Altísimo y de Jesucristo su único Hijo; a la iglesia que es amada e iluminada por medio de la voluntad de Aquel que quiso todas las cosas que son, por la fe y el amor a Jesucristo nuestro Dios; a la que tiene la presidencia en el territorio de la región de los romanos, siendo digna de Dios, digna de honor, digna de parabienes, digna de alabanza, digna de éxito, digna en pureza, y teniendo la presidencia del amor, andando en la ley de Cristo y llevando el nombre del Padre; iglesia a la cual yo saludo en el nombre de Jesucristo el Hijo del Padre; a los que en la carne y en el espíritu están unidos a cada uno de sus mandamientos, siendo llenos de la gracia de Dios sin fluctuación, y limpiados de toda mancha extraña; salutaciones abundantes en Jesucristo nuestro Dios en su intachabilidad. TEMO VUESTRA CARIDAD 1 1 Por cuanto como respuesta de mi oración a Dios me ha sido concedido ver vuestros rostros piadosos, de modo que he obtenido aún más de lo que había pedido; porque llevando cadenas en Cristo Jesús espero saludaros, si es la divina voluntad que sea contado digno de llegar hasta el fin; 2 porque el comienzo ciertamente esta bien ordenado, si es que alcanzo la meta, para que pueda recibir mi herencia sin obstáculo. Porque temo vuestro mismo amor, que no me cause daño; porque a vosotros os es fácil hacer lo que queréis, pero para mí es difícil alcanzar a Dios, a menos que seáis clementes conmigo. MIENTRAS ESTÁ EL ALTAR PREPARADO 2 1 Porque no quisiera que procurarais agradar a los hombres, sino a Dios, como en realidad le agradáis. Porque no voy a tener una oportunidad como ésta para llegar a Dios, ni vosotros, si permanecéis en silencio, podéis obtener crédito por ninguna obra más noble. Porque si permanecéis en silencio y me dejáis solo, soy una palabra de Dios; pero si deseáis mi carne, entonces nuevamente seré un mero grito (tendré que correr mi carrera). 2 [Es más], no me concedáis otra cosa que el que sea derramado como una libación a Dios en tanto que hay el altar preparado; para que formando vosotros un coro en amor, podáis cantar al Padre en Jesucristo, porque Dios ha Arquidiócesis de Argentina - Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia www.acoantioquena.com 1 concedido que (yo) el obispo de Siria se halle en el Occidente, habiéndolo llamado desde el Oriente. Es bueno para mí emprender la marcha desde el mundo hacia Dios, para que pueda elevarme a Él. A OTROS HABÉIS ENSEÑADO 3 1 Nunca habéis recibido a nadie de mala gana; fuisteis los instructores de otros. Y mi deseo es que las lecciones que impartís como maestros las confirméis. 2 Rogad, sólo, que yo tenga poder por dentro y por fuera, de modo que no sólo pueda decirlo, sino también desearlo; que pueda no sólo ser llamado cristiano, sino que lo sea de veras. Porque si resulto serlo, entonces puedo ser tenido como tal, y considerado fiel, cuando ya no sea visible al mundo. Nada visible es bueno. Porque Dios nuestro Dios Jesucristo, estando en el Padre, es el que es más fácilmente manifestado. La obra no es ya de persuasión, sino que el Cristianismo es una cosa de poder, siempre que sea aborrecido por el mundo. SOY TRIGO DE DIOS 4 1 Escribo a todas las iglesias, y hago saber a todos que de mi propio libre albedrío muero por Dios, a menos que vosotros me lo estorbéis. Os exhorto, pues, que no uséis de una bondad fuera de sazón. Dejadme que sea entregado a las fieras puesto que por ellas puedo llegar a Dios. Soy el trigo de Dios, y soy molido por las dentelladas de las fieras, para que pueda ser hallado pan puro [de Cristo]. 2 Antes atraed a las fieras, para que puedan ser mi sepulcro, y que no deje parte alguna de mi cuerpo detrás, y así, cuando pase a dormir, no seré una carga para nadie. Entonces seré verdaderamente un discípulo de Jesucristo, cuando el mundo ya no pueda ver mi cuerpo. Rogad al Señor por mí, para que por medio de estos instrumentos pueda ser hallado un sacrificio para Dios. 3 No os mando nada, cosa que hicieron Pedro y Pablo. Ellos eran apóstoles, yo soy un reo; ellos eran libres, pero yo soy un esclavo en este mismo momento. Con todo, cuando sufra, entonces seré un hombre libre de Jesucristo, y seré levantado libre en Él. Ahora estoy aprendiendo en mis cadenas a descartar toda clase de deseo. ATADO A DIEZ LEOPARDOS 5 1 Desde Siria hasta Roma he venido luchando con las fieras, por tierra y por mar, de día y de noche, viniendo atado entre diez leopardos, o sea, una compañía de soldados, los cuales, cuanto más amablemente se les trata, peor se comportan. Sin embargo, con sus maltratos paso a ser de modo más completo un discípulo; pese a todo, no por ello soy justificado. 2 Que pueda tener el gozo de las fieras que han sido preparadas para mí; y oro para que pueda hallarlas pronto; es más, voy a atraerlas para que puedan devorarme presto, no como han hecho con algunos, a los que han rehusado Arquidiócesis de Argentina - Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia www.acoantioquena.com 2 tocar por temor. Así, si es que por sí mismas no están dispuestas cuando yo lo estoy, yo mismo voy a forzarlas. 3 Tened paciencia conmigo. Sé lo que me conviene. Ahora estoy empezando a ser un discípulo. Que ninguna de las cosas visibles e invisibles sientan envidia de mí por alcanzar a Jesucristo. Que vengan el fuego, y la cruz, y los encuentros con las fieras [dentelladas y magullamientos], huesos dislocados, miembros cercenados, el cuerpo entero triturado, vengan las torturas crueles del diablo a asaltarme. Siempre y cuando pueda llegar a Jesucristo. MI PARTO ES INMINENTE 6 1 Los confines más alejados del universo no me servirán de nada, ni tampoco los reinos de este mundo. Es bueno para mí el morir por Jesucristo, más bien que reinar sobre los extremos más alejados de la tierra. A Aquél busco, que murió en lugar nuestro; a Aquél deseo, que se levantó de nuevo [por amor a nosotros]. Los dolores de un nuevo nacimiento son sobre mí. 2 Tened paciencia conmigo, hermanos. No me impidáis el vivir; no deseéis mi muerte. No concedáis al mundo a uno que desea ser de Dios, ni le seduzcáis con cosas materiales. Permitidme recibir la luz pura. Cuando llegue allí, entonces seré un hombre. 3 Permitidme ser un imitador de la pasión de mi Dios. Si alguno le tiene a Él consigo, que entienda lo que deseo, y que sienta lo mismo que yo, porque conoce las cosas que me están estrechando. MI AMOR HA SIDO CRUCIFICADO 7 1 El príncipe de este mundo de buena gana me despedazaría y corrompería mi mente que mira a Dios. Que ninguno de vosotros que estéis cerca, pues, le ayude. Al contrario, poneos de mi lado, esto es, del lado de Dios. No habléis de Jesucristo y a pesar de ello deseéis el mundo. 2 Que no haya envidia en vosotros. Aun cuando yo mismo, cuando esté con vosotros, os ruegue, no me obedezcáis; sino más bien haced caso de las cosas que os he escrito. [Porque] os estoy escribiendo en plena vida, deseando, con todo, la muerte. Mis deseos personales han sido crucificados, y no hay fuego de anhelo material alguno en mí, sino sólo agua viva que habla dentro de mí, diciéndome: Ven al Padre. 3 No tengo deleite en el alimento de la corrupción o en los deleites de esta vida. Deseo el pan de Dios, que es la carne de Cristo, que era del linaje de David; y por bebida deseo su sangre, que es amor incorruptible. NO QUIERO VIVIR SEGÚN LOS HOMBRES 8 1 Ya no deseo vivir según la manera de los hombres; y así será si vosotros lo deseáis. Deseadlo, pues, y que vosotros también seáis deseados (y así vuestros deseos serán cumplidos). Arquidiócesis de Argentina - Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia www.acoantioquena.com 3 2 En una breve carta os lo ruego; creedme. Y Jesucristo os hará manifiestas estas cosas (para que sepáis) que yo digo la verdad —Jesucristo, la boca infalible por la que el Padre ha hablado [verdaderamente]—. 3 Rogad por mí, para que pueda llegar [por medio del Espíritu Santo]. No os escribo según la carne, sino según la mente de Dios. Si sufro, habrá sido vuestro (buen) deseo; si soy rechazado, habrá sido vuestro aborrecimiento. POR PASTOR DE DIOS 9 1 Recordad en vuestras oraciones a la iglesia que está en Siria, que tiene a Dios como su pastor en lugar mío. Jesucristo sólo será su obispo —El y vuestro amor—. 2 Pero en cuanto a mí, me avergüenzo de ser llamado uno de ellos; porque ni soy digno, siendo como soy el último de todos ellos y nacido fuera de sazón; pero he hallado misericordia para que sea alguien si es que llego a Dios. 3 Mi espíritu os saluda, y el amor de las iglesias que me han recibido en el nombre de Jesucristo, no como mero transeúnte: porque incluso aquellas iglesias que no se hallan en mi ruta según la carne vinieron a verme de ciudad en ciudad. DESPEDIDA 10 1 Ahora os escribo estas cosas desde Esmirna por mano de los efesios, que son dignos de todo parabién. Y Crocus también, un nombre que me es muy querido, está conmigo, y muchos otros también. 2 Por lo que se refiere a los que fueron antes que yo de Siria a Roma para la gloria de Dios, creo que ya habéis recibido instrucciones; hacedles saber que estoy cerca; porque ellos son todos dignos de Dios y de vosotros, y es bueno que renovéis su vigor en todas las cosas. 3 Estas cosas os escribo el día 9º antes de las calendas de septiembre. Pasadlo bien hasta el fin en la paciente espera de Jesucristo

San Maximiliano kolbe
Homilía del Papa Juan Pablo II en la Canonización de San Maximiliano Kolbe (10-X-1982) 
1. «Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos» (Jn 15,13).
Desde hoy la Iglesia quiere llamar «santo» a un hombre a quien le fue concedido cumplir de manera rigurosamente literal estas palabras del Redentor.
Así fue. Hacia finales de julio de 1941, después que los prisioneros, destinados a morir de hambre, habían sido puestos en fila por orden del jefe del campo, este hombre, Maximiliano María Kolbe, se presentó espontáneamente, declarándose dispuesto a ir a la muerte en sustitución de uno de ellos. Esta disponibilidad fue aceptada, y al padre Maximiliano, después de dos semanas de tormentos a causa del hambre, le fue quitada la vida con una inyección mortal, el 14 de agosto de 1941.
Todo esto sucedía en el campo de concentración de Auschwitz (Oswiecim), donde fueron asesinados durante la última guerra unos cuatro millones de personas, entre ellas la Sierva de Dios Edith Stein (la carmelita sor Teresa Benedicta de la Cruz), cuya causa de beatificación sigue su curso en la Congregación competente [fue canonizada por Juan Pablo II el 11 de octubre de 1998]. La desobediencia al mandamiento de Dios creador de la vida: «No matarás», causó en ese lugar la inmensa hecatombe de tantos inocentes. En nuestros días, pues, nuestra época ha quedado así horriblemente marcada por el exterminio del hombre inocente.
*   *   *

                                                                
Consagración a la Inmaculada

compuesta por S. Maximiliano Kolbe

"OH Inmaculada, reina del cielo y de la tierra,
refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima,
a quien Dios confió la economía de la misericordia.
Yo....... pecador indigno, me postro ante ti,
suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y
posesión tuya.

A ti, Oh Madre, ofrezco todas las dificultades
de mi alma y mi cuerpo, toda la vida, muerte y eternidad.
Dispón también, si lo deseas, de todo mi ser, sin ninguna reserva,
para cumplir lo que de ti ha sido dicho:
"Ella te aplastará la cabeza" (Gen 3:15), y también:
"Tú has derrotado todas las herejías en el mundo".
Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas
me convierta en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria
en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo,
aumento en cuanto sea posible el bienaventurado
Reino del Sagrado Corazón de Jesús.
Donde tú entras oh Inmaculada, obtienes la gracia
de la conversión y la santificación, ya que toda gracia
que fluye del Corazón de Jesús para nosotros,
nos llega a través de tus manos".

Ayúdame a alabarte, OH Virgen Santa
y dame fuerza contra tus enemigos."  

 

domingo, 12 de julio de 2015

María; Madre y Emperatriz de América


 Virgen de Guadalupe Emperatriz de América



MENSAJES 2008-2014

de:Nuestra Señora del Rosario de

 San Nicolás

La Madre continua hablando; Ella nos hizo 

una gran promesa,permanecer aquí.

Resultado de imagen para bandera argentina y papal      

JUNIO DÍA 6
Rezamos el Santo Rosario

MENSAJE: y 



MENSAJE de María del Rosario de San Nicolás: 
Julio 12
a ustedes haker son muy malos Dios los perdone
por bloquear esta oración y borrar mi trabajo que hago con mucho esfuerzo
también oramos por tu conversión y salvación
No te rías de la Virgen y de Dios
por hoy voy a dejar no puedo luchar con aquel que conoce mas de esta tecnología  que yo y la usa mal ; podes dar información a los que te envían

Junio Día 24

24-6-014  24-6-015
Hija mía por la Misericordia de Cristo, hoy el cristiano puede ir de Mi Mano, en pos de El.

Que los cristianos se dejen llevar por Mi Mano y no estarán en las tinieblas,
ya que los guiare hacia la Luz de Cristo.
Abro mi Corazón de Madre para recibir a mis hijos.
Glorificado sea el Nombre del Señor.
Sea esto difundido en el mundo entero
Leed Isaía C.2 V. 5
Pueblo de Jacob ven;!Caminemos a la Luz de Yavé!
Contemplación:
Amada Madre,mis dolores físicos y del alma los  entrego como ofrenda

y esto me angustia, estamos en una barca sin timón en plena tormenta.
Hay muchas personas que no entienden, ni les importa lo que nos pasa se creen inmune y libres de este mal.
Son muchas las cosas espantosas que vemos,mientras  el enemigo goza el haber logrado que vivamos en el mal,en una noche de dolor en todo el mundo.
No quieren ni les importa ser salvados. no quieren por soberbia cambiar; no les permite ver que todos estamos en peligro que las cosas así ya no pueden continuar.
Anoche en sueños el ángel del Señor me mostró un lápiz que escribía borroso ya no tenia más tinta, diciéndome que ahora será palabra y verbal; interprete que estaba agotándose algo que tiene que ver con Dios.
Pero al final aparecía una tenue luz que se convertía en vida

en personas que esperaban algo.
Dios mio; Padre Santo, te amamos y esperamos todo de Ti; Tú eres el todo
y nada somos sin Ti.
Ven a Salvarnos
Que así sea
Pela
Novena,:  Monseñor Cardelli de los mensajes de María del Rosario: desde San Nicolás del  17 al 25 de Junio 
Queridos hermanos Mons. Héctor Sabatino Cardelli el 25 de mayo pasado nos dijo: “María nos vuelve a plantear un nuevo mundo ordenado, según Dios. Nos recuerda lo que Él hizo y dijo y nos pide que hagamos lo que Él nos dice!”
Respondamos al pedido de nuestra Madre, uniéndonos en esta próxima novena, mediante el rezo del Santo Rosario del 17 al 25 de junio, con la Intención que Ella nos da  en San Nicolás.
Que todos seamos testigos del amor de Dios en nuestras vidas.
A esto nos anima nuestro Obispo diciendo: “no dejemos pasar esta hora!”
“Hoy es el momento! El anuncio nos urge!”
“María nos acompaña! “
Nos trajiste aquí, Madre, para darnos lo que nos pides y ahora, pídenos lo que quieras! “
“¡Amén!”
INTENCIÓN DE LA NOVENA A MARÍA DEL ROSARIO- MES DE JUNIO-
9-6-2.015.
5,10 hs.

Hija mía, en esta próxima novena, es Mi deseo, que se ore: Para que sea Glorificado Cristo, en cada corazón.
El mundo ame a Cristo y responda a Cristo. Cristo trae a las almas; Luz, Esperanza y Vida, ya que El mismo es la Luz, la Esperanza y la Vida.
Hija, soy la Madre que da Aliento a los hijos, para seguir a Cristo.
Las Glorias sean a El.

Sea esto conocido y profundamente meditado.
*  *  *
MENSAJE:
18-11-013 - 18-6-015
Hija mía, quien ora edifica su alma.
Cuando hay oración, no hay división, sino unión con Dios.
La oración hace crecer en el amor a Dios.
Seguridad al obrar habrá en la almas orantes.
Que mis hijos reciban con humildad las palabras que les doy, al hacerlo estoy Manifestando Mi Amor por la humanidad.
Bendito y Glorificado sea el Altísimo.
Que esto se conozca en todas partes.
Contemplación:
Amada Madre, estuve meditando mientras observaba, las amenazas de guerra nuclear entre Potencias.
Me puse triste, tengo fe y sabemos que el Padre Creador no permitirá sean usadas estas armas.
Porque sería el fin para todos incluso, los mismos que se amenazan tanto unos como otros.
Tú nos pides oración y tus hijos cumplimos; sabemos de tu gran Amor por toda la humanidad; de Tú mano y con espíritu de entrega vamos, en oración continua hacia adelante, esperando el futuro  de los tiempos prometidos de Verdad por siglos de los siglos: con fe, esperanza y caridad. Cumpliendo con la Ley del Señor:  amándonos entre hermanos,para recibir del Todopoderoso, Su Amor; Luz y  Paz
Amén
Perla

2-2-014 - 13-6-015
Veo a Jesús, siempre con Su Luz me dice Hija mía estoy en permanente
Unión contigo, porque con tus 
oraciones acompañas mi dolorido Corazón, por el mal comportamiento
de muchas almas hacia Mi.
Estas almas me desprecian y desprecian también mi Misericordia.
¿ No quieren convencerse los hombres que Cristo Vive?
Tienes que hacer conocer lo que te digo


6-2-014 -10 - 015

Hija mía , quien no duda del Señor, ama al Señor.
Que la humanidad se ponga bajo Mi Manto Maternal
y será llevado a la Luz.
Mis consejos son; que haya fortaleza espiritual y aceptación de la Palabra
de Dios.
Gozo habrá en mi corazón si soy escuchada.
Glorificado Sea el Nombre del Señor
Hazlo conocer a todos tus hermanos
Contemplación: 
Amada Madre, el 25 en la procesión me hablaste sobre los niños maltratados, abusados;también los jóvenes, ancianos,y los mas vulnerables.y que debía orar
Siempre que comienzo con misión orante,a pedido Tuyo Satanás ataca.
Hace dos o tres días se ahorco una niña de 12 años, hablaban de las redes sociales
y el mal uso, me hiciste ver con este caso,y tal vez habrá muchos, donde son dañados los niños y Jóvenes vi la realidad,me la mostraste para que viera como actúa el mal
esta niña se corto el cabello y seguía a una cantante, con un grupo cerrado .
No sabia quien era esa cantante, la vi  y la  porque me lo mostraste;vi como el enemigo con su astucia continua siendo el primer homicida, esta mujer cantante joven en sus  V. clips muestra la lujuria entre mujeres.el horror de su música expresiones y canto que perturben el alma sana, la acorralan y todo termina mal.
también fue un niño de 12 años por practicar aun deporte al que defienden,y es peligroso saltando por las azoteas se cayo y mato; lo que más duele es que este desorden físico, mental y espiritual son defendidos por algunos.
Muchos pecan porque callan, dejando ver que lo que vivimos no es malo,es libre elección,si muere un bebe abortado, un niño o un joven atacado en su vulnerabilidad o un anciano, dicen esto sucedió y punto sin importarles la vida humana.
Un padrasto mato a golpes a un niño de cinco años, los vecinos dicen que denunciaron el maltrato a los niños que eran tres, no se sabe porque,no hubo intervención de los que debían actuar pienso que debe haber muchos casos más que sufren y no nos enteramos.
 Madre estamos rezando junto a ti para que los que deben pongan punto final al mal social, cultura de  muerte,vacío espiritual y destrucción.
Pedimos llegue nuestra oración al Padre, que venga a nosotros su pronta intervención; y calme con la paz el corazón de todos los niños y hermanos que sufren mal trato.
Madre necesitamos urgente protección de tu Sagrado Manto,la persecución del enemigo, con esta hija es sin piedad y descanso , es increíble lo que son capaz de hacer; me rodean lideres del mal; hoy me tiran ratas en mi casa, antes eran culebras, después gatos bebes para que los maten los perros.Se que son el Anti Cristo; me odian y por lo visto no paran,son mas de veinte años de persecución.
Nada les hice y si rezo por ellos; porque creo en Dios Todopoderoso.
Señor dame fuerzas, el diablo no cesara en sus ataques y  persecución; pero a Tí respondo y haré lo que me pides, quiero ser tu hija fiel,nada podrán tus enemigos,si estamos junto a la Madre; estoy triste, dolorida,porque mi corazón no comprende el odio, mucha es mi tribulación necesito Tú fortaleza y protección; en oración continua estaré junto a la Santísima Virgen.

,Perla
oración de Reparación al Niño Jesús: Novena DE; EWTN CANAL CATÓLICO: MADRE ANGÉLICA
Novena al Divino Niño Jesús
Resultado de imagen para niño jesus de praga


Novena al Divino Niño Jesús


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
ACTO DE CONTRICIÓN:
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quien sois, Bondad infinita y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido. También me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno, ayudado de Vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.
ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS:
Oh Dios, que por amor a nosotros nos ha enviado a tu Divino Hijo como nuestro Salvador y Redentor, te pedimos que por mediación de los méritos de tu infancia, se acreciente nuestra fe y abundemos en buenas obras. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
LA PALABRA DE DIOS
"En esto se manifiesta el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo Único para que vivamos por medio de Él". (Jn. 4, 9)
REFLEXIÓN: Dios nos ha amado siempre, Él no odia ni rechaza a nadie; somos nosotros los que muchas veces lo rechazamos a Él por el pecado. Correspondamos a su amor cumpliendo su santa Ley y aceptando a Jesús en nuestra vida.
PROPÓSITO:
Manifestaré mi amor a Dios haciendo todo el bien que pueda a mi prójimo.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Para que los cristianos nos amemos como hermanos. Escúchanos, Señor.
Para que Jesús nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena, si es de su divino agrado. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
CORO
Oh Divino Niño mi Dios y Señor, tú serás el dueño de mi corazón.
ESTROFAS
Aquí en tu Santuario con fe y oración, te pedimos todos nuestra  conversión.
Pequeños y grandes en gran procesión, venimos alegres a hacerte oblación.
Los jóvenes todos con gran persuasión, radiantes de anhelos van al Salvador.
Que nuestras familias como Nazaret, sus grandes virtudes puedan conocer.
Que amemos a todos nos manda el Señor, con todas las fuerzas que amamos a Dios.
Que al fin de mi vida con tu protección, tenga yo la dicha de mi salvación.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

ORACIÓN FINAL:
Oh Jesús, tú que viniste al mundo para ser el servidor de los hombres, haz que imitando tu ejemplo, seamos generosos en el servicio de nuestros hermanos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

El ángel les dijo: "No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Cristo Señor". (Lc. 2, 10-11)
REFLEXIÓNDios nos comunica la buena nueva de que ha enviado a su único Hijo para hacerse hombre, salvarnos y que así podamos llegar a ser hijos de Dios.
PROPÓSITO:
Procuraré colaborar con Dios anunciando el Evangelio a las personas con quienes vivo.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Con gran confianza hagamos nuestras peticiones a Dios:
Para que todos nosotros seamos testigos de Cristo y sus apóstoles para con nuestros semejantes. Escúchanos, Señor.
Para que el Divino Niño nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena si es de su agrado. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Jesús mío, ayúdanos a cumplir nuestro compromiso bautismal, de seguir tu Evangelio como norma de nuestra vida y de enseñarlo a los demás. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

"Cuando según la Ley de Moisés, se cumplieron los días de purificación de ellos, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor". (Lc. 2, 22)
REFLEXIÓN: Es muy cristiano la costumbre de llevar los niños al templo para presentarlos al Señor, pero que esta presentación sea para confirmar más nuestro solemne compromiso contraído cuando los mandamos bautizar, o sea de enseñarles a ser buenos cristianos, con la palabra y de manera especial con el buen ejemplo.
PROPÓSITO:
Procuraré colaborar con Dios anunciando el Evangelio a las personas con quienes vivo primero con el buen ejemplo y si fuere necesario con algunas palabras.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Confiadamente hagamos nuestras peticiones a Dios.
Para que los padres de familia y los padrinos cumplan con su solemne compromiso de educar cristianamente a los niños. Escúchanos, Señor.
Para que Jesús nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena, si es de su agrado. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Oh, Jesús, Maestro Divino de los hombres, ilumina a los padres de familia y a todos los encargados de la educación cristiana de los niños y de los jóvenes, para que cumplan con la solemne misión que Él les ha encargado. Amén.
"Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción- ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma!- a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones". (Lc. 2, 34-35)
REFLEXIÓNSan Agustín decía: "El que te creó sin ti, no te puede salvar sin ti". Dios no nos puede llevar al cielo si nosotros no queremos: respeta nuestra libertad. Aceptamos voluntariamente la salvación que Jesús nos ofrece.
PROPÓSITO:
Me propongo ordenar mejor mi vida, de modo que mis actuaciones faciliten a Jesús su labor de salvarme.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Expongamos a Dios nuestras necesidades como un hijo a un padre amoroso:
Para que nosotros no abusemos de nuestra libertad. Escúchanos, Señor.
Si conviene para mi salvación, el Señor nos conceda la gracia que le pedimos. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Jesús mío: Tú que eres el camino, la verdad y la vida, ayúdanos para que venciendo mi soberbia, cumpla mi compromiso contraído en el bautismo de creer en ti y seguir por toda mi vida. Amén.
"Al cabo de tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles: todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas.
Cuando le vieron quedaron sorprendidos y su madre le dijo: Hijo ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando. Él les dijo: ¿Y por qué me buscábais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre? Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio. Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón.
"Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres". (Lc. 2, 46-52)
REFLEXIÓN: La sagrada familia es el modelo  para las familias cristianas: los padres no solamente deben proveer el alimento, vestido e instrucción de sus hijos; sino que tengan en cuenta que son sus educadores especialmente en la fe. Enséñenlos a cumplir sus deberes para con Dios y para con el prójimo. Los hijos, por su parte, a ejemplo del Niño Jesús, tengan cariño a sus padres y sean dóciles a sus enseñanzas para que puedan formarse buenos ciudadanos y buenos cristianos.
PROPÓSITO:
Me esforzaré para que en mi hogar reine el amor y la comprensión que reinaban en el hogar del Niño Jesús.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Por mediación de Jesús hagamos nuestras peticiones a Dios nuestro Señor:
Para que en nuestros hogares florezcan las virtudes del Niño Jesús. Escúchanos, Señor.
Para que, si Dios lo juzga conveniente, nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Oh Jesús, bendice nuestras familias para que los padres sean más responsables de su delicada misión y para que reinen más amor y más comprensión entre padres e hijos. Amén.
"Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús al ver esto, se enfadó y les dijo: Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el reino de Dios como niño, no entrará en él. Y abrazaba a los niños y los bendecía imponiendo las manos sobre ellos". (Mc. 10, 13-16)
REFLEXIÓN: El mensaje que Jesús trae para nosotros en el día de hoy es éste: Que recibamos con gusto, sencillez y buena voluntad la Palabra de Dios, sin ponerle trabas a la acción divina, convencidos de que Dios nos ama y que su palabra trae para nosotros un mensaje de salvación, y que Dios es un Padre amoroso, y, que no quiere la condenación del pecador, sino que haga esfuerzo por arreglar su vida y se salve.
PROPÓSITO:
Leeré con frecuencia el Santo Evangelio; meditaré en las enseñanzas que me da Jesús y me esforzaré en ordenar mi vida según esas enseñanzas.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Iluminados por la Palabra de Dios, hagamos nuestras peticiones:
Para que Jesús nos haga dóciles a sus divinas enseñanzas. Escúchanos, Señor.
Para que, si es de su agrado, el Señor nos conceda lo que le pedimos en esta novena. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Te pedimos Señor, que nos ayudes a convencernos de que para conocer a Cristo, necesitamos leer con devoción el Santo Evangelio que debe ser norma de nuestra vida. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.
"En aquel momento se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: ¿Quién es pues, el mayor en el Reino de los Cielos? Él llamó a un niño, le puso en medio de ellos y dijo: Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños no entraréis en el Reino de los Cielos. Así, pues, ese es el mayor en el reino de los Cielos". (Mt. 18, 14)
REFLEXIÓN: Jesús no nos exige que seamos ya perfectos sino que trabajemos por ser mejores. Que dominemos nuestro orgullo y reconozcamos humildemente nuestros pecados; que cambiemos nuestro modo equivocado de pensar y actuar. Él siempre nos ofrece su amor y su perdón.
PROPÓSITO:
Dedicaré todos los días un momento para examinar mi conciencia y trataré de corregir mis defectos con mi esfuerzo personal y la ayuda de Dios.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Confiados en la bondad de Dios hagámosle nuestras peticiones:
Para que nos resolvamos a renovar nuestra vida espiritual y nuestras relaciones con nuestro prójimo. Escúchanos, Señor.
Para que, si es de su agrado, Jesús nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Señor, mira nuestra debilidad y nuestra inconstancia y concédenos con el auxilio de tu gracia, que a ejemplo de tu Hijo Jesús, crezcamos cada día en amor a Ti y a nuestro prójimo, sin descuidar nuestro progreso humano y cultural. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.
"Y el que recibe a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero al que escandalice a uno de estos niños que creen en mí, más le valía que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos!". (Mt. 18, 5-7)
REFLEXIÓN: Jesús dice en otra parte del Evangelio: "Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos". (Mt. 5, 16)
Los hijos, especialmente los pequeños, imitan los ejemplos de los mayores y aquí están en primer lugar de los padres de familia. El matrimonio es sagrado porque fue Dios el que lo instituyó y por eso mismo su misión es sagrada ante Dios, ante la Iglesia y ante la sociedad, en la educación integral de sus hijos. Pensemos si nuestras actitudes son educativas para los niños que viven con nosotros.
PROPÓSITO:
Jesús nos advierte a los cristianos que a ejemplo suyo debemos ser luz de buen ejemplo para todos.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Dialoguemos con Dios y expongámosle nuestras peticiones:
Para que seamos capaces de representar dignamente a Jesús en todas partes. Escúchanos, Señor.
Para que, si el Señor lo juzga conveniente, nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Oh Jesús, tú que siempre has sido el bienhechor de la humanidad, ayúdanos con tu divina gracia para que a ejemplo tuyo, con nuestras buenas obras demos buen ejemplo a todos. Amén.
"El ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma contigo al Niño y a su Madre y huye a Egipto, allí estarán hasta que te avise. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle. Él se levantó, tomó de noche al Niño y a su Madre y se retiró a Egipto; y allí estuvo hasta la muerte de Herodes; para que cumpliera el oráculo del Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo". (Mt. 2, 13-15)
REFLEXIÓN: Dios desde toda la eternidad movido por su amor al hombre, tiene elaborado un plan para salvarlo. Con el abuso de su libertad, el hombre obstaculiza este plan de salvación. Nuestro deber es colaborar con Él mismo. Dios siempre cumple lo que promete. Nosotros con frecuencia no cumplimos.
PROPÓSITO:
Voluntariamente voy a colaborar con Dios en mi propia salvación y en la de los demás.
ORACIÓN COMUNITARIA:
Con confianza de hijos, dirijamos a Dios nuestro Padre, nuestras peticiones:
Para que Jesús nos ayude a hacer buen uso de nuestra libertad. Escúchanos, Señor.
Para que, si es de su agrado, nuestro buen Jesús nos conceda la gracia que le pedimos en esta novena. Escúchanos, Señor.
(Pueden añadirse otras peticiones).
Oh, Jesús mío, que no quieres la perdición del pecador sino que se convierta y viva, ayúdanos con tu divina gracia para que comprendamos que la observancia de tus divinos mandamientos nos lleva a la felicidad temporal y eterna. Amén.
GOZOS
PARA LA FIESTA DEL NIÑO JESÚS
(Letra del P. Juan Sierra, Salesiano)
CORO
A Ti venimos, Niño Divino, de nuestras almas Rey y Señor; bedícenos, que no nos falte tu bendición (bis).
ESTROFAS
Niño Divino que de los cielos bajaste en prenda de un amor, haz que aprendamos, según tu ejemplo, a honrar al Padre, nuestro Creador.
Guía nuestra vida, Niño Adorado, y haz que dejemos de obrar mal; que en las familias siempre sepamos, padres y hermanos vivir en paz.
Que en la alegría y amor fraterno, de nuestra patria y amor fraterno, de nuestra patria reine tu amor; para que todos por igual sientan tus bendiciones con gran fervor.
Con tus bracitos, abiertos siempre, Niño Divino Mi Redentor, los corazones como la mente, sientan presente tu tierno amor.
En nuestra vida y en nuestra muerte amable hermano, Dios Salvador, que te sigamos con ansia fuerte, cumpliendo todos nuestra misión Amén


Mensaje
28-2-014 -9-6-015
Hija mía, haya en los hombres; renovación de espíritu, oración y fortaleza
para no caer en la garras de satanás.
Ofrezca el hombre, fidelidad a Cristo, firmeza tenga el hombre al obrar; al orar
y el deseo de ser perdonado por Cristo.
Luz habrá al que sea fiel a Cristo.
Amén Amén
Predícalo
Contemplación:
Amada Madre, el 25 de Mayo diste esta misión de rezar por los niños ,jóvenes
y los mas vulnerables ; hace 14 días adelantaste lo que esta ocurriendo ya.
Pido a mis hermanos mucha oración.


 Con todo mi sufrimiento jamás dudé del Amor Dios, jamás me sentí desamparada,me hizo comprender que a pesar del pecado del hombre, de las ofensas del hombre hacia Dios El no lo abandona por el contrario, dió en Cristo
su respuesta de Amor, de Eterno Amor.
Hijos míos tenéis que recibir al Señor, cuando vuestro corazón sienta que llega, no lo rechacéis.
A Navidad la debéis, llevar siempre dentro de vuestro, ya que es la llegada del Salvador
Aleluia
Quiera Dios haceros ver en profundidad Su Amor.
Contemplación:
Amada Madre, pediste reparación al mal trato que hoy reciben los niños: el abuso y el uso del mal para con ellos., rezamos para reparar la gran ofensa a Dios Hijo ,Dios Padre y Dios Espíritu Santo
 Tuviste en tu regazo al niño Jesús lo protegiste, lo acunabas y observabas la ternura e inocencia de los niños.
Sabias que el Señor sentía un gran Amor por ellos, pidiéndonos ser como ellos :a ejemplo de santidad . para saber definir el camino que debemos transitar si queremos volver al Reino y ver a Dios.
Las sociedades del mundo de hoy al alejarnos de Dios, perdimos valores,y desde el punto de vista culturar se maltrata a los niños.
No permitiendo les nacer, dejando sin control de los padres en lo  educativo permitiendo que  los educandos se  formen "No" de acuerdo a su madurez, a su edad cronológica.
Los explotan haciéndolos trabajar, alejándolos del juego que permite el crecimiento del niño interior humano grabado en el corazón por Dios los han tecnificado y robotizádo, no se los ama, ni cuida como debería ser.
Los hacen violentos con juegos violentos, sin pensar que ese niño será el hombre del maña, y dará frutos de acuerdo al trato y la educación recibida.
Madre; Virgen Santísima; oramos, junto a Ti; para reparar el dolor del Sagrado Corazón de Jesús, en ese niño Jesús,que vino para salvarnos;
 y que hoy sufre, por los niños y los jóvenes de todo el mundo abandonados al mal y el peligro, permaneciendo sin amor y contención.
El gran milagro es el Amor;  los adultos debemos pedir porque defensa de los niños, los jóvenes y los mas vulnerables.
Que así sea 
Perla
Pido para mi:  oración; por este trabajo que estoy haciendo:de gran  reparación al niño Jesús como Herodes; el maligno se siente atacado, les pido humildemente  oración, que me permitirá a no  estar tan vulnerable a sus ataques.Estoy de pie gracias a la protección de la Madre; yo se;  que la oración que recibimos es para  fortaleza del alma,
Gracias Perla
ANTE LA ADVERSIDAD
Niño Jesús: Tú eres el Rey de la Paz, ayúdame a aceptar sin amarguras las cosas que no puedo cambiar.
Tú eres la fortaleza del cristiano; dame valor para transformar aquello que en mí debe mejorar.


Tú eres la sabiduría eterna; enséñame en cada instante como debo obrar para agradar más a Dios y hacer mayor bien a las demás personas. Te lo suplico, por los méritos de tu infancia a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
Contemplación y testimonio:
Hoy presenciamos una multitudinaria manifestación en contra de la violencia de genero, en todo el país.nos enteramos que muere cada 30 horas una mujer en la argentina por violencia, domestica.
 En este día reunidos tanto mujeres como hombres , pidieron se interviniera poniendo fin a  la violencia en el País, no solo el femicídio, hubo debates también se expresaron las madres del dolor que luchan por sus hijos jóvenes  y las adicciones, pidiendo fin a la droga.
 Dios quiera, que seamos nosotros  los argentinos en dar el puntapié inicial en esta lucha sin banderas políticas que dividan,para ser  voz, guía y clamor: clamor que  llegue a cada rincón de la tierra poniendo fin  a la cultura de la muerte; al odio, la violencia, el exilio y muerte injusta de personas de toda raza y religión,  el dolor por los inocentes que no pueden defenderse y mueren a causa del aborto.
Rezamos pidiendo que en esta Nación, y el resto del mundo aprendamos a respetar la vida humana. Aprendamos, a amarnos y respetándonos los unos a los otros.
Nada de lo que está ocurriendo es por casualidad la Madre  Virgen Santísima desde Fátima y hoy en
San Nicolás nos esta hablando desde 1983 y continua; vino, eligió a esta Nación por gracia de Dios, pidiendo que sus mensajes sean escuchados.
Ella se manifiesta porque ama a sus hijos de todo el mundo, lo dice una y mil veces volver a Dios, rezar, para lograr la paz.
Hermanos hoy vimos mucho dolor social, la  sociedad  salió a pedir ser escuchada y  protegida, hay sed de paz y concordia, entre hermanos, si estamos unidos en está batalla  por el bien; quedarán aislados los que hacen el mal.
Pedimos que el Espíritu Santo nos ilumine a gobernantes y gobernados para poder caminar por el camino de la caridad, respetándonos en las diferencias, alentándonos en los cosas que nos unen por el bien común; para  poder vivir en amor mutuo y defensa de cada vida, que sabemos es valiosa para Dios.
Que así sea
Perla


29-5-014  - 4-6-015

Hija mía,soy la Madre de Cristo, y El me ha enviado
para decirles a los hombres: El Señor salvará a aquellos
que le sean fieles hasta el final de sus días, y a los que amen
y obedezcan a Su Madre.
Soy la muralla invencible; el demonio no podrá vencerme ya que tengo el Poder
necesario para ser la Ayuda de mis hijos.
Gloria al Señor.
Que esto se conozca en todo el mundo




[Los ángeles adoran al Niño Jesús. Fotografía en tarjeta postal de principios del siglo XX]
Mi alegría

Qué alegría!
Sí, qué alegría cuando me dijeron:
ven, vamos a la casa del Señor,
¡ha llegado el Mesías esperado!,
¡ha nacido Jesús, el Salvador!.
¡Qué alegría!
Yo dejé todo cuanto allí tenía,
sólo elegí el cordero más hermoso
y corrí por los montes y cañadas
al encuentro del Todopoderoso.
Brillaban las estrellas en el cielo,
más grandes, más espléndidas, más puras,
las voces de los ángeles cantaban:
¡Hosanna! ¡Gloria a Dios en las alturas!
¡Aleluya!
¡Aleluya!
El sol resplandecía en el pesebre,
la noche de repente se hizo día,
se rasgaron de golpe las tinieblas
y una luz celestial nos envolvía.
¡Qué alegría!
Allí estaba, en los brazos de María,
el niño-Dios, el trigo de Belén.
Mi corazón latía apresurado
pues quería abrazarle yo también.
Me acerqué vacilante y vi en sus ojos
el fuego del amor que me ofrecía,
¡y me llené de Dios en ese instante!
y comprendí el por qué de mi alegría.
Emma-Margarita R. A.-Valdés 

Contemplación:
Hermanos oremos; no todo esta perdido, para el corazón que se arrepiente.
Reparando el daño provocado , la injusticia especialmente con los niños.
Dios es ese niño que nació en Belén; es el Verbo hecho carne; es el Dios Hijo, que se hizo  como uno de nosotros.
Podría haber nacido en el lujo, porque El, era el Rey; Hijo de Dios Padre y Dios Espíritu Santo.
Pero eligió nacer en un humilde pesebre con los animales; para María y José no había lugar en las posadas, José improviso una cuna con los elementos de un corral.
Allí en  el frío de la noche nació el  Niño Dios; recibió el amor y el calor de su Madre, mujer de fe, humilde que acepto los planes de Dios diciendo  siempre un “Sí”
Pruebas duras fueron desde el comienzo para María; ante la sociedad sería
Madre soltera esto era castigado por la sociedad de entonces; Ella no conoció barón, José, quiso dejarla al saber que iba a ser madre, pero apareció el ángel del Señor  advirtiéndole que María, sería la Madre de Jesús, el  Hijo de Dios, José, el buen José por fe creyó, comprendió  se hizo cargo y la acompaño; hermanos por esto que aconteció tenemos historia de Vida en Jesús.
Yo  digo esto para los que no tienen fe y no creen El Todopoderoso hizo a través de su Espíritu Santo que Jesús se engendrara en María,hoy a los umbrales de los tiempos nos envía este conocimiento al intelecto del hombre para que creamos en su Verdad y el hombre  ¿ que hace? Se cree dueño de este  secreto y comienza a especular y creerse  él ser el creador manipulando la vida humana.
Esta ignorante mujer, simple enfermara comprendió, el amor y grandeza de Dios  como único creador. Comprendí que solo con observar podemos llegar a la Verdad de las cosas, y que solo "Él  Señor" es el todopoderoso a quien respeto y amo
Cuento mi testimonio;  en un accidente caí de tres metro mi cabeza se partió, estaba cuadripléjica en el piso, sin haber perdido el conocimiento, al ver a mi hijita llorar de ver a su madre en un charco de sangre, Hable con Dios mentalmente, lo increpe diciéndole te llevaste a mi madre a la misma edad de mi hija, y ahora me llevas a mi,de repente una fuerza  levanto mi mano derecha se poso en mi cabeza y se cerro el cráneo,  volví a tener contacto con mi cuerpo pude mover mis pierna y brazos estuve con conmoción cerebral,tengo desplazamiento de la corteza cerebral, y aquí entre pruebas y caídas voy y les  hablo del Dios, de la Verdad porque El es Verdad, para mi en estos tiempos difíciles de dolor con la perdida de mi esposo 43 años juntos partió de este mundo en paz; acepte la perdida de seres queridos, jamás le  hice reproches a Dios por lo que pasaba, lo ofrecí como entrega,se que El me da consuelo y paz; Creo en  Dios, en mi Iglesia; Iglesia del Señor, que me enseño todo sobre El; Saben, se que aquí no termina la Vida, eso lo aprendemos en el Evangelio,que es Palabra de Dios, para todo en esta vida debemos tener fe: y verán como nos canalizamos con El y podemos ver sus milagros .
La Virgen pide; oración, mucha oración en todo momento, saben; podemos orar con el pensamiento:
Sólo diciendo Dios mio te amo ¡eso es oración ! verán que podemos cambiar y vivir en un mundo mejor.
Dios Padre Creador es el que gobierna el universo en su total equilibrio, es quien  controlar toda existencia; la que el hombre no puede por ser limitado, ¿como controlaríamos el sol, aire, oxigeno el mar, los ríos el universo etc.?; estos pierden el equilibrio cuando aparecemos nosotros los depredadores con nuestra soberbia; Queriéndolo remplazar hacer nuestra propia creación; Si somos inteligente y humildes, con corazón y mente abiertos a la Verdad  comprenderíamos el Amor infinito que nos da; cuando el Señor nos envía un don para nuestro bien y lo trasmite la  ciencia los usa, de inmediato es cuando aparecen genios intelectuales, queriéndolo sacar de nuestras vidas creándonos las dudas sobre la fe, pero si esta en vez de ser débil es fuerte ganamos la batalla al mal ; Él es quien grabo en cada corazón su Verdad solo hay que ser humildes y aceptar, sus plan.
Hoy Rezamos con María nuestra Madre, quien cuida de nosotros porque Jesús desde la Santa Cruz la dejo en Juan como Madre de toda la humanidad hoy la Argentina recibe la gracia infinita y el amor de Dios, Ella nos dice que esta es su Gran casa y desde aquí pide por todos sus hijos; desde San Nicolás leemos sus mensajes pidiendo en especial por los niños, los jóvenes por todos.
Pido a los artistas y periodistas así como se manifestaran por
una ley de protección ante la violencia de genero, pidamos poner fin al aborto que no se maten mas bebes inocente exigiendo que se los vuelva a proteger jurídicamente aquí y en todo el mundo.
Aprendamos a amar a los más débiles a defender la vida para volver a ser una sociedad digna del Amor de Dios, corrigiendo errores pidiendo perdón rezando para volver a la luz y la paz.
Perla
Mensaje de María del Rosario de San Nicolás
16-7-2014    2-6-015 
Hija mía, es Mi deseo que mis hijos se entreguen a Mi, y que depositen en Mi
corazón, todas sus angustias.
Mi Consuelo borrará todo desconsuelo.
La indiferencia,se volverá veneración a Mi.
No desfallezcan mis hijos, ya que Mi Piedad los hará ir hacia Cristo Jesús
Gloria al Salvador
Haz que se conozca el mensaje de la Madre del Cielo.




29-4-014 - 1-6-015
Hija mía, me dirijo a todos tus hermanos:
Muchos de vosotros estáis siendo victimas de Satanás; el se
introduce en los débiles, en aquellos que les falta espiritualidad.
Vengo en auxilio de cada corazón dócil.
Doy Fortaleza espiritual.
Haced un alto en vuestro andar.
Meditad y seguid a la Madre de Jesucristo.
Las Glorias sea a El.
Sean conocidas Mis Palabras
Contemplación:
Cuanta verdad hay en tus Palabras Madre Santa.
Diariamente un nuevo estupor y golpe para el corazón fiel al Señor;  ver que  nada avergüenza al hombre y la mujer de hoy, en los medios televisivos;
 Satanás trabaja en la debilidad de la carne humana
Ayer 15 minutos antes de las 20 horas; en un noticiero que hace la publicidad de un programa donde hay encerrados jóvenes, que viven a diario sus debilidades y los muestran tal vez como ejemplo social, ¡no entiendo el fin de estos programas!
que no son entretenimiento, son estudios de laboratorio ideológico.
Mientras  el león rugiente los utiliza y se satisface de la decadencia humana,sabemos que a esa hora  todavía  los niños ven la T.V ;
 mostraron un acto sexual entre esos jóvenes,
No podía creerlo, por lo visto está todo permitido, pareciera que somos títeres donde es todo un descontrol demencial.
Por un lado hacen programas defendiendo la violencia de genero, violaciones, muerte de mujeres jóvenes; esto  me parece muy bien; y por otro lado estimulan muestran,
¿esto?
Pregunto ¿donde esta la siembra de valores? ¿para que no ocurra tanto mal
relacionado con la sensualidad, sexualidad desbordada y desordenada?; donde  hoy vemos involucrar  a niños abusados en su inocencia.
Señor, se que todo esto te enoja; porque eres claro en tus enseñanzas Tú Amas a los niños, porque son puros e inocentes son un pedacito de Dios, a los que debemos amar y defender  desde su concepción y en toda su infancia.
En la ternura de un niño se nos manifiesta vemos la ternura de Dios.
Mi corazón dolido, me dice que no habrá perdón para aquellos que lastiman, y destruyen  a la sociedad; especialmente a los niños.
Oramos:
 Pidiendo perdón a nuestro Padre Creador, por tantas ofensas; por tanto mal.
Que así sea
 Perla



 Mt. 19,14

Jesús les dijo: “Dejen a esos niños y no les impidan que vengan a mí; el reino de los cielos pertenece a los que son como ellos”.

Que la Virgen bendita que tuvo el gozo de traer,
y tomar en sus brazos al Hijo de Dios hecho niño,
de verlo crecer en sabiduría, edad y gracia frente a Dios y los hombres,
nos ayude a cada uno de nosotros,
a dotar nuestros esfuerzos personales,
en nombre de los niños pequeños con una activa bondad,
un atractivo ejemplo y un amor entregado. Amén.

El Papa Habla 39/3, 1994,169

-3-014  31-5-015
Hija mía, ora por los que no creen en la Existencia de Dios.
Ora por los que hacen sus vidas una profunda oscuridad.
¡Ay de los que viven alejados de Dios!
El Señor Sana el alma, Salva al alma, mas, el alma debe desearlo.
Aquellos que piensan mal y obran mal no alcanzarán la Vida.
Amén Amén
Tienes que dar a conocer Mi mensaje
Contemplación:
Digo Madre Amada; a mis hermanos que comparten la oración por este humilde espacio.en el que publico tus Mensajes en San Nicolas de los Arroyos a la vidente Sra Gladys Mota.
Muchas fueron las emociones vividas;allí me enviaste e inicie mi entrega y peregrinación estuve desde el Sabado 23 de Mayo al 26 donde
participe de la Santa Misa de Pentecostés en Rosario con el Padre Ignacio y mis hermanos enfermos,donde observe que mucho es el dolor, de cuerpo y alma, mucha la desesperación ante el mal que nos hemos hecho como humanos permitiendo al enemigo compartir nuestras vidas, el pensar que debemos volver a la fuente del Bautismo para limpiarnos; volver al Señor, con humildad para sanarnos.

El 25 de Mayo en San Nicolás mi corazón desbordo de emoción  en la procesión y luego la Santa Misa presidida por Monseñor Héctor Sabatino Cardelli quien se consagro a Ti.
Si la Santísima Trinidad me ayudan publicare para compartir con mis hermanos estas vivencias fotos etc; en especial, el pedido de la Virgen nuestra Madre de oración y contemplación de la Palabra, observar en su imagen: su mano derecha, que expresan  sembrar como dijera Monseñor Cardelli en la Homilia, y el sostener el Santo Rosario pidiendo  se rezara porque en el está la contemplación del Nacimiento y Vida del Señor; que este sea como el oxigeno que respiramos, para acompañarla a  Ella y su misión de combatir y vencer al mal de este mundo.
 Me pidió: novenas y oración en reparación al Niño Jesús, por las ofensas que recibe de la humanidad  y es  por el trato ultrajante  a los niños a quienes ama y nombra en el Evangelio.diciendo " El que no se haga como un niño no podrá  entrar en el Reino de los cielos.
Queridos hermanos; estoy cansada en mi cuerpo porque transite unos cuantos kilómetros; volví a Buenos Aires para exhumar el cuerpo de mi hermana Violeta trasladarla a otro cementerio hoy esta junto a su hijito y nuestra mamá Juana mas adelante si Dios quiere estarán con papá Juan.
Todas estas emociones me dejaron algo agotada;
Pero feliz de cumplir con la Misión que la Madre me diera.
Lo antes posible si Dios quiere comenzare a publicar las oraciones de reparación
al Niño Jesús.

Hermanos  que me acompañan  en este espacio de:
" Orando con María Santísima"
gracias por estar unidos todos estos años en la oración; con la Madre y para la Madre.
Perla

25-1-2014

Hija mía predilecta, quiero alertar a la humanidad toda:
El mal se ha extendido de manera alarmante.
Las fuerzas del mal son poderosas,pero nada podrán hacer aquellos que
verdaderamente oren con el corazón puesto en Dios, y en la Madre de Dios.
Leed la Palabra y llegaréis al Señor,introducid la Palabra en vuestro corazón
y el Señor Obrará.
Amén Amén
Leed Pedro C.3,V.17
Contemplación: 
Amada Madre,a la misión voy en el día de procesión.
Digo a mis hermanos, ¡Saben! ; lloro de emoción.
Hay una gran historia de locución con nuestra Madre y el Recuerdo de Violeta
mi hermana, ella estaba en  San Nicolás desde el inicio de los mensajes a la Señora Gladys Mota, me dejo como herencia  un libro que es un original con permiso de la cancillería del  Vaticano.
Violeta nació el día de la Inmaculada Concepción 8 de Diciembre.
Lloro, porque, murió por mala praxis joven, sufrió mucho en esta vida fue Madre soltera que amo con toda el alma a ese hijo, sola sin protección del padre del bebe porque se borro,  vivió casi dos años con Facundo el sol de nuestra casa.
También murió por mala praxis.
Violeta falleció hace 10 años y debo la semana próxima exhumar el cadáver por norma del cementerio ;  sin pensarlo la Madre me llama y viajo para estar con ella
me duele el alma y tengo mucha ansiedad por tener que pasar por esta situación.
Voy a San Nicolás para rezar por todos ustedes Por el Santo Padre Francisco; por Madre Angélica, hermanas Clarisas ,hermanos Misioneros Franciscanos de la Palabra Eterna,; integrantes del canal católico E.W.T.n ; por todos los seres que amo,por mi País, y por el mundo entero.
Oren por ni.  si la Madre arreglo para que yo viaje y este allí debe haber algo importante para comunicarme que haga.
Ella sabe que está hija,responde a su guía, me llama docíl y así quiero responder.
porque la amo con todo el corazón.
Perla



/10/09

23/5/015
Glagys, un alma que ora no debe temer ningún mal.
Soy la Madre del Santo Rosario, que dice a sus hijos: Orad, no abandonéis
la oración del Rosario.
Con el Rosario oráis al Padre que esta en el Cielo, contempláis al Hijo
y Glorificáis al Espíritu Santo.
Orando llegaréis a la Madre. El Rosario hace que el alma confíe en Señor 
y se abandone en El.
Amén Amén
Haz conocer Mí mensaje
Leed Proverbios C,4,V.2
* * *
7-5-2014 -23-5-015
Hija mía, esto digo al mundo: El que permanezca en Dios, salvación tendrá
El justo Justicia de Dios podrá tener.
Nadie ofenda a Dios porque es pecador todo aquel que lo hace.
Estás Madre afirma:Es posible la Vida y el cristiano debe tener una Esperanza
Esperanzadora y no apagada.
Gloria por Siempre al Señor
Debes darlo a conocer
Contemplación:
Amada Madre, tu Inmaculado Corazón lleno de ternura y amor nos fortalece.
Llega hasta nuestro corazón Tú  luz,que colma y acompaña, conduciéndonos por camino de  fe y Esperanza, aunque la violencia de los hombre por alejarse de Dios, nos quiera tapar con sus tinieblas; sabemos,que estas Tú la llena de Gracia a la que el Señor nada le niega.
La que nos conduce al Salvador y a la salvación;será por su Amor y Misericordia en cada uno de sus hijos , la Paz tan anhelada.
Que así sea
Perla




21 9-2013
 Hija mía, vayan mis hijos al Señor, y pidan con fe:Esperanza, consuelo; caridad, y Yo Madre del Señor les aseguro que lo conseguirán.
El maligno está hoy agresivo y ataca a sus victimas; Los hijos de Dios, mas
nadie tema , ya que,quien cerca de Mí se encuentra,cubierto queda de todo mal.
Adoración, para el Señor, y veneración para la Madre.
Gloria al Señor.
Sea esto conocido en todo el mundo




Anunciación del Señor
Resultado de imagen para anunciacion del señor


El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamad a Nazaret , a una virgen, que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David llamado José .
El nombre de la Virgen era María, el ángel entró en la casa y la saludo  diciendo “ Alégrate llena de gracia, el Señor esta contigo”.
Al oír estas palabras ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el ángel le dijo “No temas María porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será llamado Hijo del Altísimo.
El Señor Dios le dará el trono de David, su padre reinara sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin.
“ María dijo al ángel¿ Como puede ser eso, si yo no tengo relación con ningún hombre?”
El ángel le respondió: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra.

Por eso el niño será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez,, y la que era estéril ya se encuentra en el sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”, María dijo entonces: “ Yo soy la servidora del Señor; que se cumpla en mi según tu palabra”, Y el ángel se alejo...

CONTEMPLACIÓN

Madre, el Padre te eligió para ser la Madre de su Hijo,por gracia del Espíritu Santo y por amor infinito a los hombres,
Por misericordia  el Señor desde la Santa Cruz,en Juan te hizo
Madre de toda la humanidad.
 Muchas veces me pregunto ¿ merecemos que nuestro Redentor,aparte de ser destrozado y muerto en una Cruz para salvarnos nos dejara a su Madre? Cuantas irreverencias, ofensas has recibido Virgen María en el transcurrir de los siglos, hoy  lo vemos en muchos soberbios,que para tus festividades salen por los medios,y tratan temas que a esta hija le hieren el corazón porque te ofenden; ayer un periodista le pregunto a otro que pensaba del aborto: este le respondió"una semilla, no es un árbol; así que estoy a favor del aborto.
Pensé,cuanta miseria humana cuanta  hipocresía e ignorancia, aunque se muestren como  grandes intelectuales; creen,por estar en los medios tener la voz de la verdad; y se abusan,son los que manejan la mentira,de satanás.
En mi simple ignorancia,les respondo que seria del planeta sin los árboles que seria de la salud de muchos, ustedes los que se creen dioses ¿porque no apagaron los grandes incendios días pasados?, pero los que con humilde oración y por gracia de Dios recibimos la lluvia que lo hizo .
Pero,como sé que la respuesta era con doble sentido, mal intencionada de estos pobres progresistas que se creen dioses y deben decidir quien vive o muere.
Sé que Dios toma nota de las banderas del mal que levantan contra los pobres inocentes que son eliminados por el aborto.
Ellos no creen que deberán rendir cuentas ante la Justicia Divina,se ríen de Dios; y a Ti te ofenden, ofenden a tu maternidad Divina.
Ruego se arrepientan y se conviertan.
Madre a Ti te llamamos Señora y Reina de todo lo creado,la llena de gracia a Ti recurrimos por ser la Madre, del Hijo Dios;  por herencia  eres nuestra Madre.
Vamos contigo en este valle de lagrimas, en un mundo lleno de confusión y desorden, odio y violencia; te pedimos condúcenos a la luz del 
Espíritu Santo y sus Santos Dones, Tú por ser su esposa, sabes mejor que nadie como  llegar a esa luz.
Nos enseñas como llegar a Jesús,como amar a la Santísima Trinidad.
Como liberarnos del pecado para ser libres, y vivir en paz, amor y armonía con Dios.
Te pido perdón por todos los que te ofenden.
Que así sea
Perla
Contemplación 26-3-05
Señor: Padre Creador nuestro: Tú te manifiestas siempre al hombre, y  si este es buen hijo y escucha tu voz,  lee la Palabra que nos dejaste en la Verdad escrita, se nos abre nuestra ceguera,  y nos iluminas para  acercarnos más a Tí y a tu Sabiduría.
Nos dejaste escrita en la palabra, la anunciación del ángel a María, y el bien que dabas a la humanidad al enviar a Tu Hijo para Redimirnos y volver a ser hijos de Dios.
El: obediente vino y dio la vida por nosotros, Padre, este hecho de infinito amor lo hiciste por nuestro bien ; la respuesta del hombre fue darle una muerte atroz  de calvario y Cruz, hoy continuamos crucificándolo mira lo que hemos hecho del planeta y tu creación, sin arrepentimiento alguno inventando palabras y situaciones  decidimos por la vida y creamos derechos sin objetividad justa, al ser limitada.
 En la palabra de la anunciación debíamos reconocer Tú poder y el poder del Espíritu Santo.
¿Qué hicimos? Se huso este conocimiento, escuchando al rey de la mentira, una vez mas como en el comienzo de los tiempos; nos hicimos dioses creadores de la vida, manipulando Tu poder.
Señor, a pesar de tu bondad me da miedo por nuestra soberbia, el no arrepentirnos de tanto pecado y  como sera tú respuesta para volver al orden, establecido muchos que tiene gran conocimiento intelectual están arrepentidos de haber profanado el poder de la infinitud en tiempo y espacio, de Tu Ser  Creador viviente  y eterno.
Una vez más pecamos contra Ti, contra tu grandeza: con toda humildad te pido perdón .
Te damos gracias por ser nuestro Padre, que lleno de misericordia y amor continúas perdonando.
Señor ten piedad de nosotros  por favor, continua mirándonos como pobres y pequeños ignorantes por no saber discernir lo que hacemos.
Que así sea
Perla.


Mensaje de María del Rosario de 

San Nicolas



Cuaresma 2015 Mensaje del 26 -3 - 1986
Que, la Sangre de Cristo Jesús derramada toda, sirva para que el hombre
lo acepte como el purificador de almas, como el salvador de almas.
Vaya el hombre al encuentro de Jesús.
Amén Amén
Leed: 1ª de Timoteo C,3, V,16
 En efecto, es realmente grande el misterio que veneramos.
“ El se manifestó, en la carne, fue justificado en el Espíritu, contemplado

por los ángeles, proclamado a los paganos, creído en el mundo y elevado a la gloria”…
25-3-1985
25-3-015

Es infeliz el hombre que huye de Dios quema su vida y vive en la mas completa desolación
Hijos míos; por eso estoy aquí mis ojos ven más allá de los vuestros, mis pies caminan 
mas seguros que vuestros pies porque el Señor los dirige.
No rechacéis lo que viene de Dios; ya que es condenarse eternamente.
Gloria a Dios
 CUARESMA PASIÓN Y MUERTE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


QUE TUS LÁGRIMAS MADRE
BAÑEN LOS CORAZONES DE PIEDRA
QUE CONTINÚAN HIRIENDOTE
                                                                                       


         VIA CRUCIS


ORACIÓN INICIAL

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Señor Jesucristo, has aceptado por nosotros correr la suerte del grano de trigo que cae en tierra y muere para producir mucho fruto (Jn 12, 24). Nos invitas a seguirte cuando dices: «El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna» (Jn 12, 25). Sin embargo, nosotros nos aferramos a nuestra vida. No queremos abandonarla, sino guardarla para nosotros mismos. Queremos poseerla, no ofrecerla. Tú te adelantas y nos muestras que sólo entregándola salvamos nuestra vida.

Mediante este ir contigo en el Vía crucis quieres guiarnos hacia el proceso del grano de trigo, hacia el camino que conduce a la eternidad. La cruz ˆla entrega de nosotros mismosˆ nos pesa mucho. Pero en tu Vía crucis tú has cargado también con mi cruz, y no lo has hecho en un momento ya pasado, porque tu amor es por mi vida de hoy. La llevas hoy conmigo y por mí y, de una manera admirable, quieres que ahora yo, como entonces Simón de Cirene, lleve contigo tu cruz y que, acompañándote, me ponga contigo al servicio de la redención del mundo.

Ayúdame para que mi Vía crucis sea algo más que un momentáneo sentimiento de devoción.

Ayúdanos a acompañarte no sólo con nobles pensamientos, sino a recorrer tu camino con el corazón, más aún, con los pasos concretos de nuestra vida cotidiana. Que nos encaminemos con todo nuestro ser por la vía de la cruz y sigamos siempre tu huellas. Líbranos del temor a la cruz, del miedo a las burlas de los demás, del miedo a que se nos pueda escapar nuestra vida si no aprovechamos con afán todo lo que nos ofrece.

Ayúdanos a desenmascarar las tentaciones que prometen vida, pero cuyos resultados, al final, sólo nos dejan vacíos y frustrados. Que en vez de querer apoderarnos de la vida, la entreguemos.

Ayúdanos, al acompañarte en este itinerario del grano de trigo, a encontrar, en el «perder la vida», la vía del amor, la vía que verdaderamente nos da la vida, y vida en abundancia
(Jn 10, 10).

PRIMERA ESTACIÓN
Jesús es condenado a muerte


Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes
V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.


Lectura del Evangelio según San Mateo 27, 22-23.26 

Pilato les preguntó: «¿y qué hago con Jesús, llamado el Mesías?» Contestaron todos: «¡que lo crucifiquen!» Pilato insistió :«pues ¿qué mal ha hecho?» Pero ellos gritaban más fuerte: «¡que lo crucifiquen!» Entonces les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.

MEDITACIÓN 

El Juez del mundo, que un día volverá a juzgarnos, está allí, humillado, deshonrado e indefenso delante del juez terreno. Pilato no es un monstruo de maldad. Sabe que este condenado es inocente; busca el modo de liberarlo. Pero su corazón está dividido. Y al final prefiere su posición personal, su propio interés, al derecho. También los hombres que gritan y piden la muerte de Jesús no son monstruos de maldad. Muchos de ellos, el día de Pentecostés, sentirán «el corazón compungido» (Hch 2, 37), cuando Pedro les dirá: «Jesús Nazareno, que Dios acreditó ante vosotros [...], lo matasteis en una cruz...» (Hch 2, 22 ss). Pero en aquel momento están sometidos a la influencia de la muchedumbre. Gritan porque gritan los demás y como gritan los demás. Y así, la justicia es pisoteada por la bellaquería, por la pusilanimidad, por miedo a la prepotencia de la mentalidad dominante. La sutil voz de la conciencia es sofocada por el grito de la muchedumbre. La indecisión, el respeto humano dan fuerza al mal.
ORACIÓN 

Señor, has sido condenado a muerte porque el miedo al «qué dirán» ha sofocado la voz de la conciencia. Sucede siempre así a lo largo de la historia; los inocentes son maltratados, condenados y asesinados. Cuántas veces hemos preferido también nosotros el éxito a la verdad, nuestra reputación a la justicia. Da fuerza en nuestra vida a la sutil voz de la conciencia, a tu voz. Mírame como lo hiciste con Pedro después de la negación. Que tu mirada penetre en nuestras almas y nos indique el camino en nuestra vida. El día de Pentecostés has conmovido en corazón e infundido el don de la conversión a los que el Viernes Santo gritaron contra ti. De este modo nos has dado esperanza a todos. Danos también a nosotros de nuevo la gracia de la conversión.


SEGUNDA ESTACIÓN
Jesús con la cruz a cuestas
 
Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.

R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Mateo 27, 27-31

Los soldados del gobernador se llevaron a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la compañía: lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura y trenzando una corona de espinas se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y doblando ante él la rodilla, se burlaban de él diciendo: «¡Salve, Rey de los judíos!». Luego lo escupían, le quitaban la caña y le golpeaban con ella en la cabeza. Y terminada la burla, le quitaron el manto, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar.

MEDITACIÓN
 
Jesús, condenado por declararse rey, es escarnecido, pero precisamente en la burla emerge cruelmente la verdad. ¡Cuántas veces los signos de poder ostentados por los potentes de este mundo son un insulto a la verdad, a la justicia y a la dignidad del hombre! Cuántas veces sus ceremonias y sus palabras grandilocuentes, en realidad, no son más que mentiras pomposas, una caricatura de la tarea a la que se deben por su oficio, el de ponerse al servicio del bien. Jesús, precisamente por ser escarnecido y llevar la corona del sufrimiento, es el verdadero rey. Su cetro es la justicia (Sal 44, 7). El precio de la justicia es el sufrimiento en este mundo: él, el verdadero rey, no reina por medio de la violencia, sino a través del amor que sufre por nosotros y con nosotros. Lleva sobre sí la cruz, nuestra cruz, el peso de ser hombres, el peso del mundo. Así es como nos precede y nos muestra cómo encontrar el camino para la vida eterna.

ORACIÓN

Señor, te has dejado escarnecer y ultrajar. Ayúdanos a no unirnos a los que se burlan de quienes sufren o son débiles. Ayúdanos a reconocer tu rostro en los humillados y marginados. Ayúdanos a no desanimarnos ante las burlas del mundo cuando se ridiculiza la obediencia a tu voluntad. Tú has llevado la cruz y nos has invitado a seguirte por ese camino (Mt 10, 38). Danos fuerza para aceptar la cruz, sin rechazarla; para no lamentarnos ni dejar que nuestros corazones se abatan ante las dificultades de la vida. Anímanos a recorrer el camino del amor y, aceptando sus exigencias, alcanzar la verdadera alegría.

TERCERA ESTACIÓN
Jesús cae por primera vez

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes
V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.

R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del libro del profeta Isaías 53, 4-6 

Él soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores; nosotros lo estimamos leproso, herido de Dios y humillado, traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Nuestro castigo saludable vino sobre él, sus cicatrices nos curaron. Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino, y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes.
MEDITACIÓN

El hombre ha caído y cae siempre de nuevo: cuántas veces se convierte en una caricatura de sí mismo y, en vez de ser imagen de Dios, ridiculiza al Creador. ¿No es acaso la imagen por excelencia del hombre la de aquel que, bajando de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de los salteadores que lo despojaron dejándolo medio muerto, sangrando al borde del camino? Jesús que cae bajo la cruz no es sólo un hombre extenuado por la flagelación. El episodio resalta algo más profundo, como dice Pablo en la carta a los Filipenses: «Él, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz» (Flp 2, 6-8). En su caída bajo el peso de la cruz aparece todo el itinerario de Jesús: su humillación voluntaria para liberarnos de nuestro orgullo. Subraya a la vez la naturaleza de nuestro orgullo: la soberbia que nos induce a querer emanciparnos de Dios, a ser sólo nosotros mismos, sin necesidad del amor eterno y aspirando a ser los únicos artífices de nuestra vida. En esta rebelión contra la verdad, en este intento de hacernos dioses, nuestros propios creadores y jueces, nos hundimos y terminamos por autodestruirnos. La humillación de Jesús es la superación de nuestra soberbia: con su humillación nos ensalza. Dejemos que nos ensalce. Despojémonos de nuestra autosuficiencia, de nuestro engañoso afán de autonomía y aprendamos de él, del que se ha humillado, a encontrar nuestra verdadera grandeza, humillándonos y dirigiéndonos hacia Dios y los hermanos oprimidos.
ORACIÓN

Señor Jesús, el peso de la cruz te ha hecho caer. El peso de nuestro pecado, el peso de nuestra soberbia, te derriba. Pero tu caída no es signo de un destino adverso, no es la pura y simple debilidad de quien es despreciado. Has querido venir a socorrernos porque a causa de nuestra soberbia yacemos en tierra. La soberbia de pensar que podemos forjarnos a nosotros mismos lleva a transformar al hombre en una especie de mercancía, que puede ser comprada y vendida, una reserva de material para nuestros experimentos, con los cuales esperamos superar por nosotros mismos la muerte, mientras que, en realidad, no hacemos más que mancillar cada vez más profundamente la dignidad humana. Señor, ayúdanos porque hemos caído. Ayúdanos a renunciar a nuestra soberbia destructiva y, aprendiendo de tu humildad, a levantarnos de nuevo. 

CUARTA ESTACIÓN
Jesús se encuentra con su Madre 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Lucas 2, 34-35.51 

Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma». Su madre conservaba todo esto en su corazón.

MEDITACIÓN


En el Vía crucis de Jesús está también María, su Madre. Durante su vida pública debía retirarse para dejar que naciera la nueva familia de Jesús, la familia de sus discípulos. También hubo de oír estas palabras: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?... El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre» (Mt 12, 48-50). Y esto muestra que ella es la Madre de Jesús no solamente en el cuerpo, sino también en el corazón. Porque incluso antes de haberlo concebido en el vientre, con su obediencia lo había concebido en el corazón. Se le había dicho: «Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo... Será grande..., el Señor Dios le dará el trono de David su padre» (Lc 1, 31 ss). Pero poco más tarde el viejo Simeón le diría también: «y a ti, una espada te traspasará el alma» (Lc 2, 35). Esto le haría recordar palabras de los profetas como éstas: «Maltratado, voluntariamente se humillaba y no abría boca; como un cordero llevado al matadero» (Is 53, 7). Ahora se hace realidad. En su corazón habrá guardado siempre la palabra que el ángel le había dicho cuando todo comenzó: «No temas, María» (Lc 1, 30). Los discípulos han huido, ella no. Está allí, con el valor de la madre, con la fidelidad de la madre, con la bondad de la madre, y con su fe, que resiste en la oscuridad: «Bendita tú que has creído» (Lc 1, 45). «Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?» (Lc 18, 8). Sí, ahora ya lo sabe: encontrará fe. Éste es su gran consuelo en aquellos momentos.
ORACIÓN

Santa María, Madre del Señor, has permanecido fiel cuando los discípulos huyeron. Al igual que creíste cuando el ángel te anunció lo que parecía increíble ˆque serías la madre del Altísimoˆ también has creído en el momento de su mayor humillación. Por eso, en la hora de la cruz, en la hora de la noche más oscura del mundo, te han convertido en la Madre de los creyentes, Madre de la Iglesia. Te rogamos que nos enseñes a creer y nos ayudes para que la fe nos impulse a servir y dar muestras de un amor que socorre y sabe compartir el sufrimiento.
QUINTA ESTACIÓN el Cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes
V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura Evangelio según San Mateo 27, 32; 16, 24 

Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz. Jesús había dicho a sus discípulos: «El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga».
MEDITACIÓN

Simón de Cirene, de camino hacia casa volviendo del trabajo, se encuentra casualmente con aquella triste comitiva de condenados, un espectáculo quizás habitual para él. Los soldados usan su derecho de coacción y cargan al robusto campesino con la cruz. ¡Qué enojo debe haber sentido al verse improvisamente implicado en el destino de aquellos condenados! Hace lo que debe hacer, ciertamente con mucha repugnancia. El evangelista Marcos menciona también a sus hijos, seguramente conocidos como cristianos, como miembros de aquella comunidad (Mc 15, 21). Del encuentro involuntario ha brotado la fe. Acompañando a Jesús y compartiendo el peso de la cruz, el Cireneo comprendió que era una gracia poder caminar junto a este Crucificado y socorrerlo. El misterio de Jesús sufriente y mudo le llegado al corazón. Jesús, cuyo amor divino es lo único que podía y puede redimir a toda la humanidad, quiere que compartamos su cruz para completar lo que aún falta a sus padecimientos (Col 1, 24). Cada vez que nos acercamos con bondad a quien sufre, a quien es perseguido o está indefenso, compartiendo su sufrimiento, ayudamos a llevar la misma cruz de Jesús. Y así alcanzamos la salvación y podemos contribuir a la salvación del mundo.
ORACIÓN

Señor, a Simón de Cirene le has abierto los ojos y el corazón, dándole, al compartir la cruz, la gracia de la fe. Ayúdanos a socorrer a nuestro prójimo que sufre, aunque esto contraste con nuestros proyectos y nuestras simpatías. Danos la gracia de reconocer como un don el poder compartir la cruz de los otros y experimentar que así caminamos contigo. Danos la gracia de reconocer con gozo que, precisamente compartiendo tu sufrimiento y los sufrimientos de este mundo, nos hacemos servidores de la salvación, y que así podemos ayudar a construir tu cuerpo, la Iglesia. 
SEXTA ESTACIÓN
La Verónica enjuga el rostro de Jesús 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del libro del profeta Isaías 53, 2-3 

No tenía figura ni belleza. Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado por los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros; despreciado y desestimado.

Del libro de los Salmos 26, 8-9 
Oigo en mi corazón: «Buscad mi rostro». Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro. No rechaces con ira a tu siervo, que tú eres mi auxilio; no me deseches, no me abandones, Dios de mi salvación.
MEDITACIÓN 

«Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro » (Sal 26, 8-9). Verónica ˆBerenice, según la tradición griegaˆ encarna este anhelo que acomuna a todos los hombres píos del Antiguo Testamento, el anhelo de todos los creyentes de ver el rostro de Dios. Ella, en principio, en el Vía crucis de Jesús no hace más que prestar un servicio de bondad femenina: ofrece un paño a Jesús. No se deja contagiar ni por la brutalidad de los soldados, ni inmovilizar por el miedo de los discípulos. Es la imagen de la mujer buena que, en la turbación y en la oscuridad del corazón, mantiene el brío de la bondad, sin permitir que su corazón se oscurezca. «Bienaventurados los limpios de corazón ˆhabía dicho el Señor en el Sermón de la montañaˆ, porque verán a Dios» (Mt 5, 8). Inicialmente, Verónica ve solamente un rostro maltratado y marcado por el dolor. Pero el acto de amor imprime en su corazón la verdadera imagen de Jesús: en el rostro humano, lleno de sangre y heridas, ella ve el rostro de Dios y de su bondad, que nos acompaña también en el dolor más profundo. Únicamente podemos ver a Jesús con el corazón. Solamente el amor nos deja ver y nos hace puros. Sólo el amor nos permite reconocer a Dios, que es el amor mismo.
ORACIÓN

Danos, Señor, la inquietud del corazón que busca tu rostro. Protégenos de la oscuridad del corazón que ve solamente la superficie de las cosas. Danos la sencillez y la pureza que nos permiten ver tu presencia en el mundo. Cuando no seamos capaces de cumplir grandes cosas, danos la fuerza de una bondad humilde. Graba tu rostro en nuestros corazones, para que así podamos encontrarte y mostrar al mundo tu imagen. 
SÉPTIMA ESTACIÓN
Jesús cae por segunda vez 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del libro de las Lamentaciones 3, 1-2.9.16

Yo soy el hombre que ha visto la miseria bajo el látigo de su furor. El me ha llevado y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Ha cercado mis caminos con piedras sillares, ha torcido mis senderos. Ha quebrado mis dientes con guijarro, me ha revolcado en la ceniza.
MEDITACIÓN 

La tradición de las tres caídas de Jesús y del peso de la cruz hace pensar en la caída de Adán ˆen nuestra condición de seres caídosˆ y en el misterio de la participación de Jesús en nuestra caída. Ésta adquiere en la historia for-mas siempre nuevas. En su primera carta, san Juan habla de tres obstáculos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida. Interpreta de este modo, desde la perspectiva de los vicios de su tiempo, con todos sus excesos y perversiones, la caída del hombre y de la humanidad. Pero podemos pensar también en cómo la cristiandad, en la historia reciente, como cansándose de tener fe, ha abandonado al Señor: las grandes ideologías y la superficialidad del hombre que ya no cree en nada y se deja llevar simplemente por la corriente, han creado un nuevo paganismo, un paganismo peor que, queriendo olvidar definitivamente a Dios, ha terminado por desentenderse del hombre. El hombre, pues, está sumido en la tierra. El Señor lleva este peso y cae y cae, para poder venir a nuestro encuentro; él nos mira para que despierte nuestro corazón; cae para levantarnos.

ORACIÓN

Señor Jesucristo, has llevado nuestro peso y continúas llevándolo. Es nuestra carga la que te hace caer. Pero levántanos tú, porque solos no podemos reincorporarnos. Líbranos del poder de la concupiscencia. En lugar de un corazón de piedra danos de nuevo un corazón de carne, un corazón capaz de ver. Destruye el poder de las ideologías, para que los hombres puedan reconocer que están entretejidas de mentiras. No permitas que el muro del materialismo llegue a ser insuperable. Haz que te reconozcamos de nuevo. Haznos sobrios y vigilantes para poder resistir a las fuerzas del mal y ayúdanos a reconocer las necesidades interiores y exteriores de los demás, a socorrerlos. Levántanos para poder levantar a los demás. Danos esperanza en medio de toda esta oscuridad, para que seamos portadores de esperanza para el mundo.
OCTAVA ESTACIÓN
Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén 
Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Lucas 23, 28-31 

Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que llegará el día en que dirán: «dichosas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado». Entonces empezarán a decirles a los montes: «Desplomaos sobre nosotros»; y a las colinas: «Sepultadnos»; porque si así tratan al leño verde, ¿qué pasará con el seco?


 

MEDITACIÓN 

Oír a Jesús cuando exhorta a las mujeres de Jerusalén que lo siguen y lloran por él, nos hace reflexionar. ¿Cómo entenderlo? ¿Se tratará quizás de una advertencia ante una piedad puramente sentimental, que no llega a ser conversión y fe vivida? De nada sirve compadecer con palabras y sentimientos los sufrimientos de este mundo, si nuestra vida continúa como siempre. Por esto el Señor nos advierte del riesgo que corremos nosotros mismos. Nos muestra la gravedad del pecado y la seriedad del juicio. No obstante todas nuestras palabras de preocupación por el mal y los sufrimientos de los inocentes, ¿no estamos tal vez demasiado inclinados a dar escasa importancia al misterio del mal? En la imagen de Dios y de Jesús al final de los tiempos, ¿no vemos quizás únicamente el aspecto dulce y amoroso, mientras descuidamos tranquilamente el aspecto del juicio? ¿Cómo podrá Dios ˆpensamosˆ hacer de nuestra debilidad un drama? ¡Somos solamente hombres! Pero ante los sufrimientos del Hijo vemos toda la gravedad del pecado y cómo debe ser expiado del todo para poder superarlo. No se puede seguir quitando importancia al mal contemplando la imagen del Señor que sufre. También él nos dice: «No lloréis por mí; llorad más bien por vosotros... porque si así tratan al leño verde, ¿qué pasará con el seco?»
ORACIÓN

Señor, a las mujeres que lloran les has hablado de penitencia, del día del Juicio cuando nos encontremos en tu presencia, en presencia del Juez del mundo. Nos llamas a superar un concepción del mal como algo banal, con la cual nos tranquilizamos para poder continuar nuestra vida de siempre. Nos muestras la gravedad de nuestra responsabilidad, el peligro de encontrarnos culpables y estériles en el Juicio. Haz que caminemos junto a ti sin limitarnos a ofrecerte sólo palabras de compasión. Conviértenos y danos una vida nueva; no permitas que, al final, nos quedemos como el leño seco, sino que lleguemos a ser sarmientos vivos en ti, la vid verdadera, y que produzcamos frutos para la vida eterna (cf. Jn 15, 1-10).

NOVENA ESTACIÓN
Jesús cae por tercera vez 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes
V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del libro de las Lamentaciones 3, 27-32 

Bueno es para el hombre soportar el yugo desde su juventud. Que se sienta solitario y silencioso, cuando el Señor se lo impone; que ponga su boca en el polvo: quizá haya esperanza; que tienda la mejilla a quien lo hiere, que se harte de oprobios. Porque el Señor no desecha para siempre a los humanos: si llega a afligir, se apiada luego según su inmenso amor.
MEDITACIÓN 

¿Qué puede decirnos la tercera caída de Jesús bajo el peso de la cruz? Quizás nos hace pensar en la caída de los hombres, en que muchos se alejan de Cristo, en la tendencia a un secularismo sin Dios. Pero, ¿no deberíamos pensar también en lo que debe sufrir Cristo en su propia Iglesia? En cuántas veces se abusa del sacramento de su presencia, y en el vacío y maldad de corazón donde entra a menudo. ¡Cuántas veces celebramos sólo nosotros sin darnos cuenta de él! ¡Cuántas veces se deforma y se abusa de su Palabra! ¡Qué poca fe hay en muchas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad en la Iglesia y entre los que, por su sacerdocio, deberían estar completamente entregados a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la Reconciliación, en el cual él nos espera para levantarnos de nuestras caídas! También esto está presente en su pasión. La traición de los discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre, es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón. No nos queda más que gritarle desde lo profundo del alma: Kyrie, eleison ˆ Señor, sálvanos (cf Mt 8,25).
ORACIÓN

Señor, frecuentemente tu Iglesia nos parece una barca a punto de hundirse, que hace aguas por todas partes. Y también en tu campo vemos más cizaña que trigo. Nos abruman su atuendo y su rostro tan sucios. Pero los empañamos nosotros mismos. Nosotros quienes te traicionamos, no obstante los gestos ampulosos y las palabras altisonantes. Ten piedad de tu Iglesia: también en ella Adán, el hombre, cae una y otra vez. Al caer, quedamos en tierra y Satanás se alegra, porque espera que ya nunca podremos levantarnos; espera que tú, siendo arrastrado en la caída de tu Iglesia, quedes abatido para siempre. Pero tú te levantarás. Tú te has reincorporado, has resucitado y puedes levantarnos. Salva y santifica a tu Iglesia. Sálvanos y santifícanos a todos.
DÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es despojado de sus vestiduras 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Mateo 27, 33 -36 

Cuando llegaron al lugar llamado Gólgota (que quiere decir «La Calavera»), le dieron a beber vino mezclado con hiel; él lo probó, pero no quiso beberlo. Después de crucificarlo, se repartieron su ropa echándola a suertes y luego se sentaron a custodiarlo.
MEDITACIÓN 
Jesús es despojado de sus vestiduras. El vestido confiere al hombre una posición social; indica su lugar en la sociedad, le hace ser alguien. Ser desnudado en público significa que Jesús no es nadie, no es más que un marginado, despreciado por todos. El momento de despojarlo nos recuerda también la expulsión del paraíso: ha desaparecido en el hombre el esplendor de Dios y ahora se encuentra en mundo desnudo y al descubierto, y se avergüenza. Jesús asume una vez más la situación del hombre caído. Jesús despojado nos recuerda que todos nosotros hemos perdido la «primera vestidura» y, por tanto, el esplendor de Dios. Al pie de la cruz los soldados echan a suerte sus míseras pertenencias, sus vestidos. Los evangelistas lo relatan con palabras tomadas del Salmo 21, 19 y nos indican así lo que Jesús dirá a los discípulos de Emaús: todo se cumplió «según las Escrituras». Nada es pura coincidencia, todo lo que sucede está dicho en la Palabra de Dios, confirmado por su designio divino. El Señor experimenta todas las fases y grados de la perdición de los hombres, y cada uno de ellos, no obstante su amargura, son un paso de la redención: así devuelve él a casa la oveja perdida. Recordemos también que Juan precisa el objeto del sorteo: la túnica de Jesús, «tejida de una pieza de arriba abajo» (Jn 19, 23). Podemos considerarlo una referencia a la vestidura del sumo sacerdote, que era «de una sola pieza», sin costuras (Flavio Josefo, Ant. jud., III, 161). Éste, el Crucificado, es de hecho el verdadero sumo sacerdote.
ORACIÓN

Señor Jesús, has sido despojado de tus vestiduras, expuesto a la deshonra, expulsado de la sociedad. Te has cargado de la deshonra de Adán, sanándolo. Te has cargado con los sufrimientos y necesidades de los pobres, aquellos que están excluidos del mundo. Pero es exactamente así como cumples la palabra de los profetas. Es así como das significado a lo que aparece privado de significado. Es así como nos haces reconocer que tu Padre te tiene en sus manos, a ti, a nosotros y al mundo. Concédenos un profundo respeto hacia el hombre en todas las fases de su existencia y en todas las situaciones en las cuales lo encontramos. Danos el traje de la luz de tu gracia. 
UNDÉCIMA ESTACIÓN
Jesús clavado en la cruz


Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes


V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Mateo 7, 37-42 

Encima de la cabeza colocaron un letrero con la acusación: «Este es Jesús, el Rey de los judíos». Crucificaron con él a dos bandidos, uno a la derecha y otro a la izquierda. Los que pasaban, lo injuriaban y decían meneando la cabeza: «Tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, baja de la cruz». Los sumos sacerdotes con los letrados y los senadores se burlaban también diciendo: «A otros ha salvado y él no se puede salvar. ¿No es el Rey de Israel? Que baje ahora de la cruz y le creeremos».
MEDITACIÓN

Jesús es clavado en la cruz. La Sábana Santa de Turín nos permite hacernos una idea de la increíble crueldad de este procedimiento. Jesús no bebió el calmante que le ofrecieron: asume conscientemente todo el dolor de la crucifixión. Su cuerpo está martirizado; se han cumplido las palabras del Salmo: «Yo soy un gusano, no un hombre, vergüenza de la gente, desprecio del pueblo» (Sal 21, 27). «Como uno ante quien se oculta el rostro, era despreciado... Y con todo eran nuestros sufrimientos los que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba» (Is 53, 3 ss). Detengámonos ante esta imagen de dolor, ante el Hijo de Dios sufriente. Mirémosle en los momentos de satisfacción y gozo, para aprender a respetar sus límites y a ver la superficialidad de todos los bienes puramente materiales. Mirémosle en los momentos de adversidad y angustia, para reconocer que precisamente así estamos cerca de Dios. Tratemos de descubir su rostro en aquellos que tendemos a despreciar. Ante el Señor condenado, que no quiere usar su poder para descender de la cruz, sino que más bien soportó el sufrimiento de la cruz hasta el final, podemos hacer aún otra reflexión. Ignacio de Antioquia, encadenado por su fe en el Señor, elogió a los cristianos de Esmirna por su fe inamovible: dice que estaban, por así decir, clavados con la carne y la sangre a la cruz del Señor Jesucristo (1,1). Dejémonos clavar a él, no cediendo a ninguna tentación de apartarnos, ni a las burlas que nos inducen a darle la espalda.

ORACIÓN

Señor Jesucristo, te has dejado clavar en la cruz, aceptando la terrible crueldad de este dolor, la destrucción de tu cuerpo y de tu dignidad. Te has dejado clavar, has sufrido sin evasivas ni compromisos. Ayúdanos a no desertar ante lo que debemos hacer. A unirnos estrechamente a ti. A desenmascarar la falsa libertad que nos quiere alejar de ti. Ayúdanos a aceptar tu libertad «comprometida» y a encontrar en la estrecha unión contigo la verdadera libertad. 
DUODÉCIMA ESTACIÓN
Jesús muere en la cruz 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes


V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Juan 19, 19-20 

Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos». Leyeron el letrero muchos judíos, estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús y estaba escrito en hebreo, latín y griego.

Del Evangelio según San Mateo 27, 45-50. 54

Desde el mediodía hasta la media tarde vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde Jesús gritó: «Elí, Elí lamá sabaktaní», es decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» Al oírlo algunos de los que estaban por allí dijeron: «A Elías llama éste». Uno de ellos fue corriendo; enseguida cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio de beber. Los demás decían: «Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo». Jesús, dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu. El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba dijeron aterrorizados: «Realmente éste era Hijo de Dios».

MEDITACIÓN

Sobre la cruz ˆen las dos lenguas del mundo de entonces, el griego y el latín, y en la lengua del pueblo elegido, el hebreoˆ está escrito quien es Jesús: el Rey de los judíos, el Hijo prometido de David. Pilato, el juez injusto, ha sido profeta a su pesar. Ante la opinión pública mundial se proclama la realeza de Jesús. Él mismo había declinado el título de Mesías porque habría dado a entender una idea errónea, humana, de poder y salvación. Pero ahora el título puede aparecer escrito públicamente encima del Crucificado. Efectivamente, él es verdaderamente el rey del mundo. Ahora ha sido realmente «ensalzado». En su descendimiento, ascendió. Ahora ha cumplido radicalmente el mandamiento del amor, ha cumplido el ofrecimiento de sí mismo y, de este modo, manifiesta al verdadero Dios, al Dios que es amor. Ahora sabemos que es Dios. Sabemos cómo es la verdadera realeza. Jesús recita el Salmo 21, que comienza con estas palabras: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» (Sal 21, 2). Asume en sí a todo el Israel sufriente, a toda la humanidad que padece, el drama de la oscuridad de Dios, manifestando de este modo a Dios justamente donde parece estar definitivamente vencido y ausente. La cruz de Jesús es un acontecimiento cósmico. El mundo se oscurece cuando el Hijo de Dios padece la muerte. La tierra tiembla. Y junto a la cruz nace la Iglesia en el ámbito de los paganos. El centurión romano reconoce y entiende que Jesús es el Hijo de Dios. Desde la cruz, él triunfa siempre de nuevo.
ORACIÓN

Señor Jesucristo, en la hora de tu muerte se oscureció el sol. Constantemente estás siendo clavado en la cruz. En este momento histórico vivimos en la oscuridad de Dios. Por el gran sufrimiento, y por la maldad de los hombres, el rostro de Dios, tu rostro, aparece difuminado, irreconocible. Pero en la cruz te has hecho reconocer. Porque eres el que sufre y el que ama, eres el que ha sido ensalzado. Precisamente desde allí has triunfado. En esta hora de oscuridad y turbación, ayúdanos a reconocer tu rostro. A creer en ti y a seguirte en el momento de la necesidad y de las tinieblas. Muéstrate de nuevo al mundo en esta hora. Haz que se manifieste tu salvación. 
DECIMOTERCERA ESTACIÓN
Jesús es bajado de la cruz y entregado a su Madre 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

   

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Mateo 27, 54-55

El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba dijeron aterrorizados: «Realmente éste era Hijo de Dios». Había allí muchas mujeres que miraban desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesús desde Galilea para atenderle.
MEDITACIÓN

Jesús está muerto, de su corazón traspasado por la lanza del soldado romano mana sangre y agua: misteriosa imagen del caudal de los sacramentos, del Bautismo y de la Eucaristía, de los cuales, por la fuerza del corazón traspasado del Señor, renace siempre la Iglesia. A él no le quiebran las piernas como a los otros dos crucificados; así se manifiesta como el verdadero cordero pascual, al cual no se le debe quebrantar ningún hueso (cf Ex 12, 46). Y ahora que ha soportado todo, se ve que, a pesar de toda la turbación del corazón, a pesar del poder del odio y de la ruindad, él no está solo. Están los fieles. Al pie de la cruz estaba María, su Madre, la hermana de su Madre, María, María Magdalena y el discípulo que él amaba. Llega también un hombre rico, José de Arimatea: el rico logra pasar por el ojo de la aguja, porque Dios le da la gracia. Entierra a Jesús en su tumba aún sin estrenar, en un jardín: donde Jesús es enterrado, el cementerio se transforma en un vergel, el jardín del que había sido expulsado Adán cuando se alejó de la plenitud de la vida, de su Creador. El sepulcro en el jardín manifiesta que el dominio de la muerte está a punto de terminar. Y llega también un miembro del Sanedrín, Nicodemo, al que Jesús había anunciado el misterio del rena-cer por el agua y el Espíritu. También en el sanedrín, que había decidido su muerte, hay alguien que cree, que conoce y reconoce a Jesús después de su muerte. En la hora del gran luto, de la gran oscuridad y de la desesperación, surge misteriosamente la luz de la esperanza. El Dios escondido permanece siempre como Dios vivo y cercano. También en la noche de la muerte, el Señor muerto sigue siendo nuestro Señor y Salvador. La Iglesia de Jesucristo, su nueva familia, comienza a formarse.
ORACIÓN

Señor, has bajado hasta la oscuridad de la muerte. Pero tu cuerpo es recibido por manos piadosas y envuelto en una sábana limpia (Mt 27, 59). La fe no ha muerto del todo, el sol no se ha puesto totalmente. Cuántas veces parece que estés durmiendo. Qué fácil es que nosotros, los hombres, nos alejemos y nos digamos a nosotros mismos: Dios ha muerto. Haz que en la hora de la oscuridad reconozcamos que tú estás presente. No nos dejes solos cuando nos aceche el desánimo. Y ayúdanos a no dejarte solo. Danos una fidelidad que resista en el extravío y un amor que te acoja en el momento de tu necesidad más extrema, como tu Madre, que te arropa de nuevo en su seno. Ayúdanos, ayuda a los pobres y a los ricos, a los sencillos y a los sabios, para poder ver por encima de los miedos y prejuicios, y te ofrezcamos nuestros talentos, nuestro corazón, nuestro tiempo, preparando así el jardín en el cual puede tener lugar la resurrección. 
DECIMOCUARTA ESTACIÓN
Jesús es puesto en el sepulcro 

Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes

V /. Te adoramos o Cristo y te bendecimos.
R /. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Lectura del Evangelio según San Mateo 27, 59-61 

José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó. María Magdalena y la otra María se quedaron allí sentadas enfrente del sepulcro.
MEDITACIÓN 

Jesús, deshonrado y ultrajado, es puesto en un sepulcro nuevo con todos los honores. Nicodemo lleva una mezcla de mirra y áloe de cien libras para difundir un fragante perfume. Ahora, en la entrega del Hijo, como ocurriera en la unción de Betania, se manifiesta una desmesura que nos recuerda el amor generoso de Dios, la «sobreabundancia» de su amor. Dios se ofrece generosamente a sí mismo. Si la medida de Dios es la sobreabundancia, también para nosotros nada debe ser demasiado para Dios. Es lo que Jesús nos ha enseñado en el Sermón de la montaña (Mt 5, 20). Pero es necesario recordar también lo que San Pablo dice de Dios, el cual «por nuestro medio difunde en todas partes el olor de su conocimiento. Pues nosotros somos [...] el buen olor de Cristo» (2 Co 2, 14-15). En la descomposición de las ideologías, nuestra fe debería ser una vez más el perfume que conduce a las sendas de la vida. En el momento de su sepultura, comienza a realizarse la palabra de Jesús: « Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, dará mucho fruto» (Jn 12, 24). Jesús es el grano de trigo que muere. Del grano de trigo enterrado comienza la gran multiplica-ción del pan que dura hasta el fin de los tiempos: él es el pan de vida capaz de saciar sobreabundantemente a toda la humanidad y de darle el sustento vital: el Verbo de Dios, que es carne y también pan para nosotros, a través de la cruz y la resurrección. Sobre el sepulcro de Jesús resplandece el misterio de la Eucaristía.
ORACIÓN
Resultado de imagen para estaciones del via crucis con imagenes
Señor Jesucristo, al ser puesto en el sepulcro has hecho tuya la muerte del grano de trigo, te has hecho el grano de trigo que muere y produce fruto con el paso del tiempo hasta la eternidad. Desde el sepulcro iluminas para siempre la promesa del grano de trigo del que procede el verdadero maná, el pan de vida en el cual te ofreces a ti mismo. La Palabra eterna, a través de la encarnación y la muerte, se ha hecho Palabra cercana; te pones en nuestras manos y entras en nuestros corazones para que tu Palabra crezca en nosotros y produzca fruto. Te das a ti mismo a través de la muerte del grano de trigo, para que también nosotros tengamos el valor de perder nuestra vida para encontrarla; a fin de que también nosotros confiemos en la promesa del grano de trigo. Ayúdanos a amar cada vez más tu misterio eucarístico y a venerarlo, a vivir verdaderamente de ti, Pan del cielo. Auxílianos para que seamos tu perfume y hagamos visible la huella de tu vida en este mundo. Como el grano de trigo crece de la tierra como retoño y espiga, tampoco tú podías permanecer en el sepulcro: el sepulcro está vacío porque el Padre no te «entregó a la muerte, ni tu carne conoció la corrupción» (Hch 2, 31; Sal 15, 10). No, tú no has conocido la corrupción. Has resucitado y has abierto el corazón de Dios a la carne transformada. Haz que podamos alegrarnos de esta esperanza y llevarla gozosamente al mundo, para ser de este modo testigos de tu resurrección. 

JESÚS ES CONDENADO A MUERTE






V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo ]
«Reo es de muerte», dijeron de Jesús los miembros del Sanedrín, y, como no podían ejecutar a nadie, lo llevaron de la casa de Caifás al Pretorio. Pilatos no encontraba razones para condenar a Jesús, e incluso trató de liberarlo, pero, ante la presión amenazante del pueblo instigado por sus jefes: «¡Crucifícalo, crucifícalo!», «Si sueltas a ése, no eres amigo del César», pronunció la sentencia que le reclamaban y les entregó a Jesús, después de azotarlo, para que fuera crucificado.
San Juan el evangelista nos dice que, pocas horas después, junto a la cruz de Jesús estaba María su madre. Y hemos de suponer que también estuvo muy cerca de su Hijo a lo largo de todo el Vía crucis.
Cuántos temas para la reflexión nos ofrecen los padecimientos soportados por Jesús desde el Huerto de los Olivos hasta su condena a muerte: abandono de los suyos, negación de Pedro, flagelación, corona de espinas, vejaciones y desprecios sin medida. Y todo por amor a nosotros, por nuestra conversión y salvación.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CARGA CON LA CRUZ



VTe adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.                                         

Condenado muerte, Jesús quedó en manos de los soldados del procurador, que lo llevaron consigo al pretorio y, reunida la tropa, hicieron mofa de él. Llegada la hora, le quitaron el manto de púrpura con que lo habían vestido para la burla, le pusieron de nuevo sus ropas, le cargaron la cruz en que había de morir y salieron camino del Calvario para allí crucificarlo.
El peso de la cruz es excesivo para las mermadas fuerzas de Jesús, convertido en espectáculo de la chusma y de sus enemigos. No obstante, se abraza a su patíbulo deseoso de cumplir hasta el final la voluntad del Padre: que cargando sobre sí el pecado, las debilidades y flaquezas de todos, los redima. Nosotros, a la vez que contemplamos a Cristo cargado con la cruz, oigamos su voz que nos dice: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ


.
V Te adoramos cristo, y te bendecimos
R Pues por tu santa cruz redimiste al mundo

Nuestro Salvador, agotadas las fuerzas por la sangre perdida en la flagelación, debilitado por la acerbidad de los sufrimientos físicos y morales que le infligieron aquella noche, en ayunas y sin haber dormido, apenas pudo dar algunos pasos y pronto cayó bajo el peso de la cruz. Se sucedieron los golpes e imprecaciones de los soldados, las risas y expectación del público. Jesús, con toda la fuerza de su voluntad y a empellones, logró levantarse para seguir su camino.
Isaías había profetizado de Jesús: «Eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba. Yahvé descargó sobre él la culpa de todos nosotros». El peso de la cruz nos hace tomar conciencia del peso de nuestros pecados, infidelidades, ingratitudes..., de cuanto está figurado en ese madero. Por otra parte, Jesús, que nos invita a cargar con nuestra cruz y seguirle, nos enseña aquí que también nosotros podemos caer, y que hemos de comprender a los que caen; ninguno debe quedar postrado; todos hemos de levantarnos con humildad y confianza buscando su ayuda y perdón.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

En su camino hacia el Calvario, Jesús va envuelto por una multitud de soldados, jefes judíos, pueblo, gentes de buenos sentimientos... También se encuentra allí María, que no aparta la vista de su Hijo, quien, a su vez, la ha entrevisto en la muchedumbre. Pero llega un momento en que sus miradas se encuentran, la de la Madre que ve al Hijo destrozado, la de Jesús que ve a María triste y afligida, y en cada uno de ellos el dolor se hace mayor al contemplar el dolor del otro, a la vez que ambos se sienten consolados y confortados por el amor y la compasión que se transmiten.
Nos es fácil adivinar lo que padecerían Jesús y María pensando en lo que toda buena madre y todo buen hijo sufrirían en semejantes circunstancias. Esta es sin duda una de las escenas más patéticas del Vía crucis, porque aquí se añaden, al cúmulo de motivos de dolor ya presentes, la aflicción de los afectos compartidos de una madre y un hijo. María acompaña a Jesús en su sacrificio y va asumiendo su misión de corredentora.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jesús salió del pretorio llevando a cuestas su cruz, camino del Calvario; pero su primera caída puso de manifiesto el agotamiento del reo. Temerosos los soldados de que la víctima sucumbiese antes de hora, pensaron en buscarle un sustituto. Entonces el centurión obligó a un tal Simón de Cirene, que venía del campo y pasaba por allí, a que tomara la cruz sobre sus hombros y la llevara detrás de Jesús. Tal vez Simón tomó la cruz de mala gana y a la fuerza, pero luego, movido por el ejemplo de Cristo y tocado por la gracia, la abrazó con resignación y amor y fue para él y sus hijos el origen de su conversión.
El Cireneo ha venido a ser como la imagen viviente de los discípulos de Jesús, que toman su cruz y le siguen. Además, el ejemplo de Simón nos invita a llevar los unos las cargas de los otros, como enseña San Pablo. En los que más sufren hemos de ver a Cristo cargado con la cruz que requiere nuestra ayuda amorosa y desinteresada.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS



V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.               

Dice el profeta Isaías: «No tenía apariencia ni presencia; lo vimos y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no lo tuvimos en cuenta». Es la descripción profética de la figura de Jesús camino del Calvario, con el rostro desfigurado por el sufrimiento, la sangre, los salivazos, el polvo, el sudor... Entonces, una mujer del pueblo, Verónica de nombre, se abrió paso entre la muchedumbre llevando un lienzo con el que limpió piadosamente el rostro de Jesús. El Señor, como respuesta de gratitud, le dejó grabada en él su Santa Faz.
Una letrilla tradicional de esta sexta estación nos dice: «Imita la compasión / de Verónica y su manto / si de Cristo el rostro santo / quieres en tu corazón». Nosotros podemos repetir hoy el gesto de la Verónica en el rostro de Cristo que se nos hace presente en tantos hermanos nuestros que comparten de diversas maneras la pasión del Señor, quien nos recuerda: «Lo que hagáis con uno de estos, mis pequeños, conmigo lo hacéis».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jesús había tomado de nuevo la cruz y con ella a cuestas llegó a la cima de la empinada calle que daba a una de las puertas de la ciudad. Allí, extenuado, sin fuerzas, cayó por segunda vez bajo el peso de la cruz. Faltaba poco para llegar al sitio en que tenía que ser crucificado, y Jesús, empeñado en llevar a cabo hasta la meta los planes de Dios, aún logró reunir fuerzas, levantarse y proseguir su camino.
Nada tiene de extraño que Jesús cayera si se tiene en cuenta cómo había sido castigado desde la noche anterior, y cómo se encontraba en aquel momento. Pero, al mismo tiempo, este paso nos muestra lo frágil que es la condición humana, aun cuando la aliente el mejor espíritu, y que no han de desmoralizarnos las flaquezas ni las caídas cuando seguimos a Cristo cargados con nuestra cruz. Jesús, por los suelos una vez más, no se siente derrotado ni abandona su cometido. Para Él no es tan grave el caer como el no levantarnos. Y pensemos cuántas son las personas que se sienten derrotadas y sin ánimos para reemprender el seguimiento de Cristo, y que la ayuda de una mano amiga podría sacarlas de su postración.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN




VTe adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Dice el evangelista San Lucas que a Jesús, camino del Calvario, lo seguía una gran multitud del pueblo; y unas mujeres se dolían y se lamentaban por Él. Jesús, volviéndose a ellas les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos»; añadiéndoles, en figuras, que si la ira de Dios se ensañaba como veían con el Justo, ya podían pensar cómo lo haría con los culpables.
Mientras muchos espectadores se divierten y lanzan insultos contra Jesús, no faltan algunas mujeres que, desafiando las leyes que lo prohibían, tienen el valor de llorar y lamentar la suerte del divino Condenado. Jesús, sin duda, agradeció los buenos sentimientos de aquellas mujeres, y movido del amor a las mismas quiso orientar la nobleza de sus corazones hacia lo más necesario y urgente: la conversión suya y la de sus hijos. Jesús nos enseña a establecer la escala de los valores divinos en nuestra vida y nos da una lección sobre el santo temor de Dios.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ


V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Una vez llegado al Calvario, en la cercanía inmediata del punto en que iba a ser crucificado, Jesús cayó por tercera vez, exhausto y sin arrestos ya para levantarse. Las condiciones en que venía y la continua subida lo habían dejado sin aliento. Había mantenido su decisión de secundar los planes de Dios, a los que servían los planes de los hombres, y así había alcanzado, aunque con un total agotamiento, los pies del altar en que había de ser inmolado.
Jesús agota sus facultades físicas y psíquicas en el cumplimiento de la voluntad del Padre, hasta llegar a la meta y desplomarse. Nos enseña que hemos de seguirle con la cruz a cuestas por más caídas que se produzcan y hasta entregarnos en las manos del Padre vacíos de nosotros mismos y dispuestos a beber el cáliz que también nosotros hemos de beber. Por otra parte, la escena nos invita a recapacitar sobre el peso y la gravedad de los pecados, que hundieron a Cristo.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Ya en el Calvario y antes de crucificar a Jesús, le dieron a beber vino mezclado con mirra; era una piadosa costumbre de los judíos para amortiguar la sensibilidad del que iba a ser ajusticiado. Jesús lo probo, como gesto de cortesía, pero no quiso beberlo; prefería mantener la plena lucidez y conciencia en los momentos supremos de su sacrificio. Por otra parte, los soldados despojaron a Jesús, sin cuidado ni delicadeza alguna, de sus ropas, incluidas las que estaban pegadas en la carne viva, y, después de la crucifixión, se las repartieron.
Para Jesús fue sin duda muy doloroso ser así despojado de sus propios vestidos y ver a qué manos iban a parar. Y especialmente para su Madre, allí presente, hubo de ser en extremo triste verse privada de aquellas prendas, tal vez labradas por sus manos con maternal solicitud, y que ella habría guardado como recuerdo del Hijo querido.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ







VTe adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
«Y lo crucificaron», dicen escuetamente los evangelistas. Había llegado el momento terrible de la crucifixión, y Jesús fue fijado en la cruz con cuatro clavos de hierro que le taladraban las manos y los pies. Levantaron la cruz en alto y el cuerpo de Cristo quedó entre cielo y tierra, pendiente de los clavos y apoyado en un saliente que había a mitad del palo vertical. En la parte superior de este palo, encima de la cabeza de Jesús, pusieron el título o causa de la condenación: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos». También crucificaron con él a dos ladrones, uno a su derecha y el otro a su izquierda.
El suplicio de la cruz, además de ser infame, propio de esclavos criminales o de insignes facinerosos, era extremadamente doloroso, como apenas podemos imaginar. El espectáculo mueve a compasión a cualquiera que lo contemple y sea capaz de nobles sentimientos. Pero siempre ha sido difícil entender la locura de la cruz, necedad para el mundo y salvación para el cristiano. La liturgia canta la paradoja: «¡Dulces clavos! ¡Dulce árbol donde la Vida empieza / con un peso tan dulce en su corteza!».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS MUERE EN LA CRUZ





V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Desde la crucifixión hasta la muerte transcurrieron tres largas horas que fueron de mortal agonía para Jesús y de altísimas enseñanzas para nosotros. Desde el principio, muchos de los presentes, incluidas las autoridades religiosas, se desataron en ultrajes y escarnios contra el Crucificado. Poco después ocurrió el episodio del buen ladrón, a quien dijo Jesús: «Hoy estarás conmigo en el paraíso». San Juan nos refiere otro episodio emocionante por demás: Viendo Jesús a su Madre junto a la cruz y con ella a Juan, dice a su Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo»; luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre»; y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. Después de esto, nos dice el mismo evangelista, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, dijo: «Tengo sed». Tomó el vinagre que le acercaron, y añadió: «Todo está cumplido». E inclinando la cabeza entregó el espíritu.
A los motivos de meditación que nos ofrece la contemplación de Cristo agonizante en la cruz, lo que hizo y dijo, se añaden los que nos brinda la presencia de María, en la que tendrían un eco muy particular los sufrimientos y la muerte del hijo de sus entrañas.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ
Y PUESTO EN LOS BRAZOS DE SU MADRE










V. Te adoramos, oh Cristo, y te 
bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
                                    
Para que los cadáveres no quedaran en la cruz al día siguiente, que era un sábado muy solemne para los judíos, éstos rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran; los soldados sólo quebraron las piernas de los otros dos, y a Jesús, que ya había muerto, uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza. Después, José de Arimatea y Nicodemo, discípulos de Jesús, obtenido el permiso de Pilato y ayudados por sus criados o por otros discípulos del Maestro, se acercaron a la cruz, desclavaron cuidadosa y reverentemente los clavos de las manos y los pies y con todo miramiento lo descolgaron. Al pie de la cruz estaba la Madre, que recibió en sus brazos y puso en su regazo maternal el cuerpo sin vida de su Hijo.
Escena conmovedora, imagen de amor y de dolor, expresión de la piedad y ternura de una Madre que contempla, siente y llora las llegas de su Hijo martirizado. Una lanza había atravesado el costado de Cristo, y la espada que anunciara Simeón acabó de atravesar el alma de la María.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES SEPULTADO
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

José de Arimatea y Nicodemo tomaron luego el cuerpo de Jesús de los brazos de María y lo envolvieron en una sábana limpia que José había comprado. Cerca de allí tenía José un sepulcro nuevo que había cavado para sí mismo, y en él enterraron a Jesús. Mientras los varones procedían a la sepultura de Cristo, las santas mujeres que solían acompañarlo, y sin duda su Madre, estaban sentadas frente al sepulcro y observaban dónde y cómo quedaba colocado el cuerpo. Después, hicieron rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro, y regresaron todos a Jerusalén.
Con la sepultura de Jesús el corazón de su Madre quedaba sumido en tinieblas de tristeza y soledad. Pero en medio de esas tinieblas brillaba la esperanza cierta de que su Hijo resucitaría, como Él mismo había dicho. En todas las situaciones humanas que se asemejen al paso que ahora contemplamos, la fe en la resurrección es el consuelo más firme y profundo que podemos tener. Cristo ha convertido en lugar de mera transición la muerte y el sepulcro, y cuanto simbolizan.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS



V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Pasado el sábado, María Magdalena y otras piadosas mujeres fueron muy de madrugada al sepulcro. Llegadas allí observaron que la piedra había sido removida. Entraron en el sepulcro y no hallaron el cuerpo del Señor, pero vieron a un ángel que les dijo: «Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí». Poco después llegaron Pedro y Juan, que comprobaron lo que les habían dicho las mujeres. Pronto comenzaron las apariciones de Jesús resucitado: la primera, sin duda, a su Madre; luego, a la Magdalena, a Simón Pedro, a los discípulos de Emaús, al grupo de los apóstoles reunidos, etc., y así durante cuarenta días. Nadie presenció el momento de la resurrección, pero fueron muchos los que, siendo testigos presenciales de la muerte y sepultura del Señor, después lo vieron y trataron resucitado.
En los planes salvíficos de Dios, la pasión y muerte de Jesús no tenían como meta y destino el sepulcro, sino la resurrección, en la que definitivamente la vida vence a la muerte, la gracia al pecado, el amor al odio. Como enseña San Pablo, la resurrección de Cristo es nuestra resurrección, y si hemos resucitado con Cristo hemos de vivir según la nueva condición de hijos de Dios que hemos recibido en el bautismo.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Oremos: Señor Jesucristo, tú nos has concedido acompañarte, con María tu Madre, en los misterios de tu pasión, muerte y sepultura, para que te acompañemos también en tu resurrección; concédenos caminar contigo por los nuevos caminos del amor y de la paz que nos has enseñado. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén




CORONILLA A LOS SIETE DOLORES DE MARÍA SANTÍSIMA  

REZAMOS  EL SANTO ROSARIO
A TUS 7 DOLORES
POR TUS PADECIMIENTOS TERRENALES
MADRE SANTA


QUE DERECHOS HUMANOS PUEDEN JUSTIFICAR Y MITIGAR
TU DOLOR MADRE Y LA DE TODOS LOS CRISTIANOS EN ESTAS CUARESMA SI. SE MATA LA:
VERDAD
LA LIBERTAD
LA JUSTICIA
EL AMOR
EN LOS : BEBES, NO NACIDOS Y ABORTADOS.
EN LOS ANCIANOS DESPRECIADOS Y ABANDONADOS.
EN LOS NIÑOS DESNUTRIDOS Y ENFERMOS.
EN LOS POBRES MAS POBRES DEL MUNDO.
EN EL PLANETA MAL TRATADO POR AMBICIÓN DESMEDIDA DEL HOMBRE.
EN LA FALTA DE LUZ Y DISCERNIMIENTO POR ALEJARNOS DE DIOS,; COMETIENDO INJUSTICIA CON EL PRÓJIMO - .
EN LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA.EL ODIO Y LA MUERTE DE CRISTIANOS,POR SU FE.


En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

1
º Dolor : La profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús.

Virgen María: Por el dolor que sentiste cuando Simeón te anunció que una espada de dolor atravesaría tu alma, por los sufrimientos de Jesús; y ya en cierto modo te manifestó que tu participación en nuestra redención como corredentora sería a base de dolor... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y sepamos imitar tus virtudes.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


2º DolorLa huida a Egipto con Jesús y José.



Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


3º Dolor: La pérdida de Jesús.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al perder a tu Hijo; tres días buscándolo angustiada, pensarías qué le habría podido ocurrir en una edad en que todavía dependía de tu cuidado y de San José... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que los jóvenes no se pierdan por malos caminos.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


4º Dolor: El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver a tu Hijo cargado con la cruz, como cargado con nuestras culpas, llevando el instrumento de su propio suplicio de muerte. Él, que era creador de la vida, aceptó por nosotros sufrir este desprecio tan grande de ser condenado a muerte y precisamente muerte de cruz, después de haber sido azotado como si fuera un malhechor y, siendo verdadero Rey de reyes, coronado de espinas; ni la mejor corona del mundo hubiera sido suficiente para honrarle y ceñírsela en su frente; en cambio, le dieron lo peor del mundo clavándole las espinas en la frente y aunque le ocasionarían un gran dolor físico, aún mayor sería el dolor espiritual por ser una burla y una humillación tan grande. Sufrió y se humilló hasta lo indecible para levantarnos a nosotros del pecado... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que seamos dignos vasallos de tan gran Rey y sepamos ser humildes como Él lo fue.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


5º Dolor: La crucifixión y la agonía de Jesús.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la crueldad de clavar los clavos en las manos y pies de tu amadísimo Hijo, y luego al verle agonizando en la cruz. Para darnos vida a nosotros, llevó su pasión hasta la muertey éste era el momento cumbre de su pasión. Tú misma también te sentirías morir de dolor en aquel momento... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


6º Dolor: La lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la lanzada que dieron en el corazón de tu Hijo; sentirías como si la hubieran dado en tu propio corazón. El Corazón Divino, símbolo del gran amor que Jesús tuvo ya no solamente a Ti como Madre, sino también a nosotros, por quienes dio la vida. Y Tú, que habías tenido en tus brazos a tu Hijo sonriente y lleno de bondad, ahora te lo devolvían muerto, víctima de la maldad de algunos hombres y también víctima de nuestros pecados... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como Él nos amó.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


7º Dolor: El entierro de Jesús y la soledad de María.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al enterrar a tu Hijo.  Él que era creador, dueño y señor de todo el universo, era enterrado en tierra. Llevó su humillación hasta el último momento; y aunque Tú supieras que al tercer día resucitaría, el trance de la muerte era real. Te quitaron a Jesús por la muerte más injusta que se haya podido dar en todo el mundo en todos los siglos. Siendo la suprema inocencia y la bondad infinita, fue torturado y muerto con la muerte más ignominiosa; ¡tan caro pagó nuestro rescate por nuestros pecados! T Tú, Madre nuestra adoptiva y corredentora, le acompañaste en todos sus sufrimientos, y ahora te quedaste sola, llena de aflicción... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros la gracia particular que te pedimos…

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


Oración:


 LA VIRGEN DE LOS DOLORES 


Señora y Madre nuestra: tu estabas serena y fuerte junto a la cruz de Jesús. Ofrecías tu Hijo al Padre para la redención del mundo.
Lo perdías, en cierto sentido, porque El tenía que estar en las cosas del Padre, pero lo ganabas porque se convertía en Redentor del mundo, en el Amigo que da la vida por sus amigos.
María, ¡qué hermoso es escuchar desde la cruz las palabras de Jesús: "Ahí tienes a tu hijo", "ahí tienes a tu Madre".
¡Qué bueno si te recibimos en nuestra casa como lJuan! Queremos llevarte siempre a nuestra casa. Nuestra casa es el lugar donde vivimos. Pero nuestra casa es sobre todo el corazón, donde mora la Trinidad Santísima. Amén.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.



Mensajes de nuestra Madre: María del Rosario de San Nicolas





 


Día 23/6/84   --23/6/014  
A todos mis hijos os digo:
Por la voluntad de Dios, seréis purificados de vuestros pecados
y por medio de su Amor seréis salvados.
Sed merecedores de su promesa.
Examinaos todos vosotros por dentro y sacad conclusiones, que cada uno vea la necesidad que tiene de Cristo Jesús.
Pedid al Señor os haga renovar el espíritu.
Amén Amén
24/6/84  -24/6/014
Alabad el Nombre del Altísimo, este día debéis estar en comunión con Cristo Jesús. Poned todos vuestros sentidos en El.
Poneos bajo su amparo y nada os faltará.
Hijos míos tenéis un privilegio, el haber sido elegidos por el Señor.
Amén Amén
Contemplación y testimonio:
Amada Madre, hoy hace once meses que Carlos partió a la casa del Padre. Entregado sin quejarse así partió se que no es casualidad que se cumplan los dos meses justo el día de la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, el Señor.
 Hace unos días soñé con Carlos me regalaba un hermoso ramo de flores eran crisantemos amarillos le daba las gracias y como llovía le decía toma ten el ramo, me voy a quitar los zapatos  no los quiero manchar,los zapatos que llevaba calzados eran de rasó de color celeste brillante .
La semana pasada quise llevar al cementerio crisantemos amarillos no había, me llamaron de la florería este domingo los habían traído
 adorne el ramo con blancos que son los colores de la Iglesia.
Se que Carlos  en sueños me envío un mensaje y que tienen que ver Madre con el día de hoy, con la Iglesia y contigo.
Espero se den los tiempos y respuesta a la sanación de mi dolor,también quiso hacerme saber que él descansa en paz; esa lluvia creo que representaban mis lagrimas  el dolor de mi corazón y de mi alma; hoy cuando le lleve las flores llovía.
Las flores representaban la Iglesia y los zapatos celeste Tú Madre porque eran hermosos tal vez me quiso decir; que mi caminar es junto a Ti.y que sera hermoso el futuro.
Madre rezamos por la libertad religiosa, por la persecución de los cristianos en Oriente Medio Siria, junto a EWTN canal católico y los Obispos de Estados Unidos hasta el 4 de Julio,
Acompáñanos Madre, ruega al Espíritu Santo nos de la fuerza y la luz para ser escuchados en el cielo.y llegue pronto a nosotros la salvación, junto al Señor
Que así sea
Perla
23 de Junio

Oración por las vocaciones

Jesús;
 que sentiste compasión al ver a la multitud
que estaba como oveja sin Pastor.
Suscita en nuestra Iglesia
una nueva primavera de vocaciones.
Te pedimos envíes
*Sacerdotes según tu corazón
que nos alimenten con el pan de tu Palabra
y en la mesa de tu Cuerpo y de tu Sangre;
*Consagrados que, por su santidad
sean testigos de tu Reino;
*Laicos que, en medio del mundo
den testimonio de Ti con su vida y palabras
Buen Pastor
Fortalece a los que elegiste;
y ayúdalos a crecer en amor y santidad
para que respondan plenamente a tu llamado.
María, Madre de las vocaciones
Ruega por el Santo Padre Francisco,
Y por todos nosotros.

Amén

Día 21 - y -22/6/1984--22/6/014
21:Mensaje para los jóvenes: La juventud, la juventud toda necesita
de nuestro Señor,necesita salvarse.Deben a aprender a encaminar sus vidas.
Hijos míos: debéis vencer la inconstancia para dar paso a la perseverancia, a la fe en Dios. No la dejéis debilitar, sino que debéis

aumentarla, confiad en El dejad que penetre en vosotros su Palabra y descubriréis que justo es el Señor.
Escuchadlo y abridle vuestro corazón.
Amén Amén
Da a conocer
Leed Hebreos C. 12, V.1-3
Día 22
La Palabra del Señor está por encima de todo y exige todo.
Su voluntad es llevar adelante estos mensajes de amor.
A vosotros os toca hacerlo. Es preciso que todos entiendan lo que pide el Señor a cada hijo y lo puede y es capaz de dar al Señor.
Orad para que el Espíritu Santo os haga alcanzar la Gloria de Dios.
Amén Amén

Día 7
Alegraos, porque habéis conocido la bondad de Dios,desde el momento que os ha elegido y os ha puesto a prueba, 
Hijos míos: Se qué no sois indiferente al llamado del Señor,que lo obedecéis plenamente.No abandonéis la oración,no abandonéis la fe en Dios, debe estar siempre como una brasa candente, conservadla para que no se apague.
Amén Amén
Leed Hebreos:C. 10, V.22-25 y C,11, V.1-3
Día 8
Honrad a Dios, respetadlo y amadlo.
Haced ofrendas al Señor, pero ofreced un corazón puro humilde,
pensamientos sanos y un espíritu dispuesto a recibir a Dios.
Amén
Amén
Predicadlo

Contemplación:
Madre de mi alma, tu sabes de mi dolor, el vacío y la soledad
que me invade, debo esperar cicatrice esta herida, con fe y esperanza.
Como veras saco fuerzas de mi debilidad y no me alejo del Señor, en silencio con la voz del alma, muchas veces le pregunto que me enseñe a comprender todo lo que me esta pasando, mi ignorancia y pequeñez no me lo permiten.
Hoy estuve en la cofradía del ángel lugar de trabajo de Carlos así es el nombre puesto con un bello  cartel colocado en la puerta; fui
ante tu imagen con la advocación de Medalla Milagrosa regalo de Luciano padrino de bautismo en el altar que el te hizo había una carta que te escribiera sin fecha creo que era del 2008 cuando tenia la adenoqueroconjuntibitis pidiéndote intercedas por su salud,y la familia para volver a ser felices.
Llore mucho Madre, porque lo vi sufrir entregado sin quejarse; fueron
muchas las pruebas.
Se Madre Santa; que hoy debe estar gozando en la presencia del Señor junto a Ti.
Cuando este mejor emocionalmente, la publicare, como testimonio de vida y entrega de un gran hombre que fue mi esposo.
Perla 7 de Junio de 014 hora 18;
 a la misma hora que partió de este mundo a la casa del Padre el 22 de Abril 014

Mayo   13 Día de Nuestra Señora de Fatima:
 Madre de la Ternura y esperanza, tráenos; llévanos a Jesús.
Amén
Perla

Virgen inmaculada de Lujan Patrona de Argentina




MARZO 
Peregrinamos al  Santuario de nuestra Señora de San Nicolas.
Oremos:
Madre llegamos espiritualmente hasta tu Santuario implorando intercedas
por la salud de Carlos y de todos los hermanos que padecen enfermedad
del cuerpo y el espíritu.
Que así sea
Perla
Salmo C.. 57 V 2-3
Ten piedad de mi,Dios mio ten piedad,
porque mi alma se  refugia en ti;
yo me refugio a la sombra de tus alas
hasta que pase la desgracia.
Invocaré a Dios el altísimo
al Dios que lo hace todo por mi. . .
Palabra de Dios
Contemplación:
Padre desde el fondo de mi corazón te llamo.
Ven Tú que eres justo y sacanos de la Fosa,
ven a renovar nuestra pequeña e insignificante vida.
Sabemos que nuestra alma para Ti  es valiosa, por
esto en Ti confiamos.
Amén
Perla

Día 24
Día 24/3/ 1985  24/3/014
No cometáis en vuestra vida nada pecaminoso,pensad en el Señor
pensad en su misericordia.
El Señor os demostrará, que si tenéis el corazón entregado a El
recibiréis la extraordinaria fuerza que da Su Espíritu.
Agradad a Dios,hijos míos,reconociendo vuestros errores,agradad
a Dios siguiendo a Dios,
Gloria al Santísimo
Contemplación:
Madre Dolorosa de tu mano y en oración quiero continuar el camino
que Dios me marcara con fidelidad y amor.
Perla

 


JESÚS ES CONDENADO A MUERTE






V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo ]
«Reo es de muerte», dijeron de Jesús los miembros del Sanedrín, y, como no podían ejecutar a nadie, lo llevaron de la casa de Caifás al Pretorio. Pilatos no encontraba razones para condenar a Jesús, e incluso trató de liberarlo, pero, ante la presión amenazante del pueblo instigado por sus jefes: «¡Crucifícalo, crucifícalo!», «Si sueltas a ése, no eres amigo del César», pronunció la sentencia que le reclamaban y les entregó a Jesús, después de azotarlo, para que fuera crucificado.
San Juan el evangelista nos dice que, pocas horas después, junto a la cruz de Jesús estaba María su madre. Y hemos de suponer que también estuvo muy cerca de su Hijo a lo largo de todo el Vía crucis.
Cuántos temas para la reflexión nos ofrecen los padecimientos soportados por Jesús desde el Huerto de los Olivos hasta su condena a muerte: abandono de los suyos, negación de Pedro, flagelación, corona de espinas, vejaciones y desprecios sin medida. Y todo por amor a nosotros, por nuestra conversión y salvación.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CARGA CON LA CRUZ



V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.                                         

Condenado muerte, Jesús quedó en manos de los soldados del procurador, que lo llevaron consigo al pretorio y, reunida la tropa, hicieron mofa de él. Llegada la hora, le quitaron el manto de púrpura con que lo habían vestido para la burla, le pusieron de nuevo sus ropas, le cargaron la cruz en que había de morir y salieron camino del Calvario para allí crucificarlo.
El peso de la cruz es excesivo para las mermadas fuerzas de Jesús, convertido en espectáculo de la chusma y de sus enemigos. No obstante, se abraza a su patíbulo deseoso de cumplir hasta el final la voluntad del Padre: que cargando sobre sí el pecado, las debilidades y flaquezas de todos, los redima. Nosotros, a la vez que contemplamos a Cristo cargado con la cruz, oigamos su voz que nos dice: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ


.
V Te adoramos cristo, y te bendecimos
R Pues por tu santa cruz redimiste al mundo

Nuestro Salvador, agotadas las fuerzas por la sangre perdida en la flagelación, debilitado por la acerbidad de los sufrimientos físicos y morales que le infligieron aquella noche, en ayunas y sin haber dormido, apenas pudo dar algunos pasos y pronto cayó bajo el peso de la cruz. Se sucedieron los golpes e imprecaciones de los soldados, las risas y expectación del público. Jesús, con toda la fuerza de su voluntad y a empellones, logró levantarse para seguir su camino.
Isaías había profetizado de Jesús: «Eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba. Yahvé descargó sobre él la culpa de todos nosotros». El peso de la cruz nos hace tomar conciencia del peso de nuestros pecados, infidelidades, ingratitudes..., de cuanto está figurado en ese madero. Por otra parte, Jesús, que nos invita a cargar con nuestra cruz y seguirle, nos enseña aquí que también nosotros podemos caer, y que hemos de comprender a los que caen; ninguno debe quedar postrado; todos hemos de levantarnos con humildad y confianza buscando su ayuda y perdón.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

En su camino hacia el Calvario, Jesús va envuelto por una multitud de soldados, jefes judíos, pueblo, gentes de buenos sentimientos... También se encuentra allí María, que no aparta la vista de su Hijo, quien, a su vez, la ha entrevisto en la muchedumbre. Pero llega un momento en que sus miradas se encuentran, la de la Madre que ve al Hijo destrozado, la de Jesús que ve a María triste y afligida, y en cada uno de ellos el dolor se hace mayor al contemplar el dolor del otro, a la vez que ambos se sienten consolados y confortados por el amor y la compasión que se transmiten.
Nos es fácil adivinar lo que padecerían Jesús y María pensando en lo que toda buena madre y todo buen hijo sufrirían en semejantes circunstancias. Esta es sin duda una de las escenas más patéticas del Vía crucis, porque aquí se añaden, al cúmulo de motivos de dolor ya presentes, la aflicción de los afectos compartidos de una madre y un hijo. María acompaña a Jesús en su sacrificio y va asumiendo su misión de corredentora.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jesús salió del pretorio llevando a cuestas su cruz, camino del Calvario; pero su primera caída puso de manifiesto el agotamiento del reo. Temerosos los soldados de que la víctima sucumbiese antes de hora, pensaron en buscarle un sustituto. Entonces el centurión obligó a un tal Simón de Cirene, que venía del campo y pasaba por allí, a que tomara la cruz sobre sus hombros y la llevara detrás de Jesús. Tal vez Simón tomó la cruz de mala gana y a la fuerza, pero luego, movido por el ejemplo de Cristo y tocado por la gracia, la abrazó con resignación y amor y fue para él y sus hijos el origen de su conversión.
El Cireneo ha venido a ser como la imagen viviente de los discípulos de Jesús, que toman su cruz y le siguen. Además, el ejemplo de Simón nos invita a llevar los unos las cargas de los otros, como enseña San Pablo. En los que más sufren hemos de ver a Cristo cargado con la cruz que requiere nuestra ayuda amorosa y desinteresada.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS



V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.               

Dice el profeta Isaías: «No tenía apariencia ni presencia; lo vimos y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no lo tuvimos en cuenta». Es la descripción profética de la figura de Jesús camino del Calvario, con el rostro desfigurado por el sufrimiento, la sangre, los salivazos, el polvo, el sudor... Entonces, una mujer del pueblo, Verónica de nombre, se abrió paso entre la muchedumbre llevando un lienzo con el que limpió piadosamente el rostro de Jesús. El Señor, como respuesta de gratitud, le dejó grabada en él su Santa Faz.
Una letrilla tradicional de esta sexta estación nos dice: «Imita la compasión / de Verónica y su manto / si de Cristo el rostro santo / quieres en tu corazón». Nosotros podemos repetir hoy el gesto de la Verónica en el rostro de Cristo que se nos hace presente en tantos hermanos nuestros que comparten de diversas maneras la pasión del Señor, quien nos recuerda: «Lo que hagáis con uno de estos, mis pequeños, conmigo lo hacéis».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jesús había tomado de nuevo la cruz y con ella a cuestas llegó a la cima de la empinada calle que daba a una de las puertas de la ciudad. Allí, extenuado, sin fuerzas, cayó por segunda vez bajo el peso de la cruz. Faltaba poco para llegar al sitio en que tenía que ser crucificado, y Jesús, empeñado en llevar a cabo hasta la meta los planes de Dios, aún logró reunir fuerzas, levantarse y proseguir su camino.
Nada tiene de extraño que Jesús cayera si se tiene en cuenta cómo había sido castigado desde la noche anterior, y cómo se encontraba en aquel momento. Pero, al mismo tiempo, este paso nos muestra lo frágil que es la condición humana, aun cuando la aliente el mejor espíritu, y que no han de desmoralizarnos las flaquezas ni las caídas cuando seguimos a Cristo cargados con nuestra cruz. Jesús, por los suelos una vez más, no se siente derrotado ni abandona su cometido. Para Él no es tan grave el caer como el no levantarnos. Y pensemos cuántas son las personas que se sienten derrotadas y sin ánimos para reemprender el seguimiento de Cristo, y que la ayuda de una mano amiga podría sacarlas de su postración.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Dice el evangelista San Lucas que a Jesús, camino del Calvario, lo seguía una gran multitud del pueblo; y unas mujeres se dolían y se lamentaban por Él. Jesús, volviéndose a ellas les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos»; añadiéndoles, en figuras, que si la ira de Dios se ensañaba como veían con el Justo, ya podían pensar cómo lo haría con los culpables.
Mientras muchos espectadores se divierten y lanzan insultos contra Jesús, no faltan algunas mujeres que, desafiando las leyes que lo prohibían, tienen el valor de llorar y lamentar la suerte del divino Condenado. Jesús, sin duda, agradeció los buenos sentimientos de aquellas mujeres, y movido del amor a las mismas quiso orientar la nobleza de sus corazones hacia lo más necesario y urgente: la conversión suya y la de sus hijos. Jesús nos enseña a establecer la escala de los valores divinos en nuestra vida y nos da una lección sobre el santo temor de Dios.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ


V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Una vez llegado al Calvario, en la cercanía inmediata del punto en que iba a ser crucificado, Jesús cayó por tercera vez, exhausto y sin arrestos ya para levantarse. Las condiciones en que venía y la continua subida lo habían dejado sin aliento. Había mantenido su decisión de secundar los planes de Dios, a los que servían los planes de los hombres, y así había alcanzado, aunque con un total agotamiento, los pies del altar en que había de ser inmolado.
Jesús agota sus facultades físicas y psíquicas en el cumplimiento de la voluntad del Padre, hasta llegar a la meta y desplomarse. Nos enseña que hemos de seguirle con la cruz a cuestas por más caídas que se produzcan y hasta entregarnos en las manos del Padre vacíos de nosotros mismos y dispuestos a beber el cáliz que también nosotros hemos de beber. Por otra parte, la escena nos invita a recapacitar sobre el peso y la gravedad de los pecados, que hundieron a Cristo.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS




V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Ya en el Calvario y antes de crucificar a Jesús, le dieron a beber vino mezclado con mirra; era una piadosa costumbre de los judíos para amortiguar la sensibilidad del que iba a ser ajusticiado. Jesús lo probo, como gesto de cortesía, pero no quiso beberlo; prefería mantener la plena lucidez y conciencia en los momentos supremos de su sacrificio. Por otra parte, los soldados despojaron a Jesús, sin cuidado ni delicadeza alguna, de sus ropas, incluidas las que estaban pegadas en la carne viva, y, después de la crucifixión, se las repartieron.
Para Jesús fue sin duda muy doloroso ser así despojado de sus propios vestidos y ver a qué manos iban a parar. Y especialmente para su Madre, allí presente, hubo de ser en extremo triste verse privada de aquellas prendas, tal vez labradas por sus manos con maternal solicitud, y que ella habría guardado como recuerdo del Hijo querido.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.

JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ







V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
«Y lo crucificaron», dicen escuetamente los evangelistas. Había llegado el momento terrible de la crucifixión, y Jesús fue fijado en la cruz con cuatro clavos de hierro que le taladraban las manos y los pies. Levantaron la cruz en alto y el cuerpo de Cristo quedó entre cielo y tierra, pendiente de los clavos y apoyado en un saliente que había a mitad del palo vertical. En la parte superior de este palo, encima de la cabeza de Jesús, pusieron el título o causa de la condenación: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos». También crucificaron con él a dos ladrones, uno a su derecha y el otro a su izquierda.
El suplicio de la cruz, además de ser infame, propio de esclavos criminales o de insignes facinerosos, era extremadamente doloroso, como apenas podemos imaginar. El espectáculo mueve a compasión a cualquiera que lo contemple y sea capaz de nobles sentimientos. Pero siempre ha sido difícil entender la locura de la cruz, necedad para el mundo y salvación para el cristiano. La liturgia canta la paradoja: «¡Dulces clavos! ¡Dulce árbol donde la Vida empieza / con un peso tan dulce en su corteza!».
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS MUERE EN LA CRUZ





V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Desde la crucifixión hasta la muerte transcurrieron tres largas horas que fueron de mortal agonía para Jesús y de altísimas enseñanzas para nosotros. Desde el principio, muchos de los presentes, incluidas las autoridades religiosas, se desataron en ultrajes y escarnios contra el Crucificado. Poco después ocurrió el episodio del buen ladrón, a quien dijo Jesús: «Hoy estarás conmigo en el paraíso». San Juan nos refiere otro episodio emocionante por demás: Viendo Jesús a su Madre junto a la cruz y con ella a Juan, dice a su Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo»; luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre»; y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. Después de esto, nos dice el mismo evangelista, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, dijo: «Tengo sed». Tomó el vinagre que le acercaron, y añadió: «Todo está cumplido». E inclinando la cabeza entregó el espíritu.
A los motivos de meditación que nos ofrece la contemplación de Cristo agonizante en la cruz, lo que hizo y dijo, se añaden los que nos brinda la presencia de María, en la que tendrían un eco muy particular los sufrimientos y la muerte del hijo de sus entrañas.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ
Y PUESTO EN LOS BRAZOS DE SU MADRE










V. Te adoramos, oh Cristo, y te 
bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.
                                    
Para que los cadáveres no quedaran en la cruz al día siguiente, que era un sábado muy solemne para los judíos, éstos rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran; los soldados sólo quebraron las piernas de los otros dos, y a Jesús, que ya había muerto, uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza. Después, José de Arimatea y Nicodemo, discípulos de Jesús, obtenido el permiso de Pilato y ayudados por sus criados o por otros discípulos del Maestro, se acercaron a la cruz, desclavaron cuidadosa y reverentemente los clavos de las manos y los pies y con todo miramiento lo descolgaron. Al pie de la cruz estaba la Madre, que recibió en sus brazos y puso en su regazo maternal el cuerpo sin vida de su Hijo.
Escena conmovedora, imagen de amor y de dolor, expresión de la piedad y ternura de una Madre que contempla, siente y llora las llegas de su Hijo martirizado. Una lanza había atravesado el costado de Cristo, y la espada que anunciara Simeón acabó de atravesar el alma de la María.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS ES SEPULTADO
V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

José de Arimatea y Nicodemo tomaron luego el cuerpo de Jesús de los brazos de María y lo envolvieron en una sábana limpia que José había comprado. Cerca de allí tenía José un sepulcro nuevo que había cavado para sí mismo, y en él enterraron a Jesús. Mientras los varones procedían a la sepultura de Cristo, las santas mujeres que solían acompañarlo, y sin duda su Madre, estaban sentadas frente al sepulcro y observaban dónde y cómo quedaba colocado el cuerpo. Después, hicieron rodar una gran piedra hasta la entrada del sepulcro, y regresaron todos a Jerusalén.
Con la sepultura de Jesús el corazón de su Madre quedaba sumido en tinieblas de tristeza y soledad. Pero en medio de esas tinieblas brillaba la esperanza cierta de que su Hijo resucitaría, como Él mismo había dicho. En todas las situaciones humanas que se asemejen al paso que ahora contemplamos, la fe en la resurrección es el consuelo más firme y profundo que podemos tener. Cristo ha convertido en lugar de mera transición la muerte y el sepulcro, y cuanto simbolizan.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
JESÚS RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS



V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Pasado el sábado, María Magdalena y otras piadosas mujeres fueron muy de madrugada al sepulcro. Llegadas allí observaron que la piedra había sido removida. Entraron en el sepulcro y no hallaron el cuerpo del Señor, pero vieron a un ángel que les dijo: «Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí». Poco después llegaron Pedro y Juan, que comprobaron lo que les habían dicho las mujeres. Pronto comenzaron las apariciones de Jesús resucitado: la primera, sin duda, a su Madre; luego, a la Magdalena, a Simón Pedro, a los discípulos de Emaús, al grupo de los apóstoles reunidos, etc., y así durante cuarenta días. Nadie presenció el momento de la resurrección, pero fueron muchos los que, siendo testigos presenciales de la muerte y sepultura del Señor, después lo vieron y trataron resucitado.
En los planes salvíficos de Dios, la pasión y muerte de Jesús no tenían como meta y destino el sepulcro, sino la resurrección, en la que definitivamente la vida vence a la muerte, la gracia al pecado, el amor al odio. Como enseña San Pablo, la resurrección de Cristo es nuestra resurrección, y si hemos resucitado con Cristo hemos de vivir según la nueva condición de hijos de Dios que hemos recibido en el bautismo.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Jesús, pequé: Ten piedad y misericordia de mí.
Bendita y alabada sea la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo y los dolores de su santísima Madre, triste y afligida al pie de la cruz. Amén, Jesús.
Oremos: Señor Jesucristo, tú nos has concedido acompañarte, con María tu Madre, en los misterios de tu pasión, muerte y sepultura, para que te acompañemos también en tu resurrección; concédenos caminar contigo por los nuevos caminos del amor y de la paz que nos has enseñado. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén



CORONILLA A LOS SIETE DOLORES DE MARÍA SANTÍSIMA  

REZAMOS  EL SANTO ROSARIO
A TUS 7 DOLORES
POR TUS PADECIMIENTOS TERRENALES
MADRE SANTA


QUE DERECHOS HUMANOS PUEDEN JUSTIFICAR Y MITIGAR
TU DOLOR MADRE Y LA DE TODOS LOS CRISTIANOS EN ESTAS CUARESMA. SE MATA LA:
VERDAD
LA LIBERTAD
LA JUSTICIA
EL AMOR
EN LOS : BEBES, NO NACIDOS Y ABORTADOS.
EN LOS ANCIANOS DESPRECIADOS Y ABANDONADOS.
EN LOS NIÑOS DESNUTRIDOS Y ENFERMOS.
EN LOS POBRES MAS POBRES DEL MUNDO.
EN EL PLANETA MAL TRATADO POR AMBICIÓN DESMEDIDA DEL HOMBRE.
EN EL  DESCONTROL Y DESORDEN DE LOS QUE CONDUCEN EL MUNDO .
EN LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA.




En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

1
º Dolor : La profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús.

Virgen María: Por el dolor que sentiste cuando Simeón te anunció que una espada de dolor atravesaría tu alma, por los sufrimientos de Jesús; y ya en cierto modo te manifestó que tu participación en nuestra redención como corredentora sería a base de dolor... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y sepamos imitar tus virtudes.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


2º DolorLa huida a Egipto con Jesús y José.



Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


3º Dolor: La pérdida de Jesús.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al perder a tu Hijo; tres días buscándolo angustiada, pensarías qué le habría podido ocurrir en una edad en que todavía dependía de tu cuidado y de San José... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que los jóvenes no se pierdan por malos caminos.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


4º Dolor: El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver a tu Hijo cargado con la cruz, como cargado con nuestras culpas, llevando el instrumento de su propio suplicio de muerte. Él, que era creador de la vida, aceptó por nosotros sufrir este desprecio tan grande de ser condenado a muerte y precisamente muerte de cruz, después de haber sido azotado como si fuera un malhechor y, siendo verdadero Rey de reyes, coronado de espinas; ni la mejor corona del mundo hubiera sido suficiente para honrarle y ceñírsela en su frente; en cambio, le dieron lo peor del mundo clavándole las espinas en la frente y aunque le ocasionarían un gran dolor físico, aún mayor sería el dolor espiritual por ser una burla y una humillación tan grande. Sufrió y se humilló hasta lo indecible para levantarnos a nosotros del pecado... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que seamos dignos vasallos de tan gran Rey y sepamos ser humildes como Él lo fue.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


5º Dolor: La crucifixión y la agonía de Jesús.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la crueldad de clavar los clavos en las manos y pies de tu amadísimo Hijo, y luego al verle agonizando en la cruz. Para darnos vida a nosotros, llevó su pasión hasta la muerte, y éste era el momento cumbre de su pasión. Tú misma también te sentirías morir de dolor en aquel momento... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


6º Dolor: La lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la lanzada que dieron en el corazón de tu Hijo; sentirías como si la hubieran dado en tu propio corazón. El Corazón Divino, símbolo del gran amor que Jesús tuvo ya no solamente a Ti como Madre, sino también a nosotros, por quienes dio la vida. Y Tú, que habías tenido en tus brazos a tu Hijo sonriente y lleno de bondad, ahora te lo devolvían muerto, víctima de la maldad de algunos hombres y también víctima de nuestros pecados... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como Él nos amó.

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


7º Dolor: El entierro de Jesús y la soledad de María.

Virgen María: Por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al enterrar a tu Hijo.  Él que era creador, dueño y señor de todo el universo, era enterrado en tierra. Llevó su humillación hasta el último momento; y aunque Tú supieras que al tercer día resucitaría, el trance de la muerte era real. Te quitaron a Jesús por la muerte más injusta que se haya podido dar en todo el mundo en todos los siglos. Siendo la suprema inocencia y la bondad infinita, fue torturado y muerto con la muerte más ignominiosa; ¡tan caro pagó nuestro rescate por nuestros pecados! T Tú, Madre nuestra adoptiva y corredentora, le acompañaste en todos sus sufrimientos, y ahora te quedaste sola, llena de aflicción... Te acompañamos en este dolor y por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros la gracia particular que te pedimos…

Dios te salve, María,…
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo...


Oración:


 LA VIRGEN DE LOS DOLORES 


Señora y Madre nuestra: tu estabas serena y fuerte junto a la cruz de Jesús. Ofrecías tu Hijo al Padre para la redención del mundo.
Lo perdías, en cierto sentido, porque El tenía que estar en las cosas del Padre, pero lo ganabas porque se convertía en Redentor del mundo, en el Amigo que da la vida por sus amigos.
María, ¡qué hermoso es escuchar desde la cruz las palabras de Jesús: "Ahí tienes a tu hijo", "ahí tienes a tu Madre".
¡Qué bueno si te recibimos en nuestra casa como lJuan! Queremos llevarte siempre a nuestra casa. Nuestra casa es el lugar donde vivimos. Pero nuestra casa es sobre todo el corazón, donde mora la Trinidad Santísima. Amén.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.



Madre Dolorosa, vamos preparándonos junto a tu Inmaculado Corazón, para iniciar la cuaresma.

En oración y penitencia los cristianos viviremos su Pasión y Muerte; también  nuestro pobre corazón esta  triste por las ingratitudes de tantos hombres y mujeres, que no aman al  Señor, que lo desprecian.
Si la luz llegara a todos, nos uniéramos y diéramos respuesta fiel a su infinito Amor, si hubiera  una sincera conversión,  el mundo se salvaría.
Es muy grande la soberbia de muchos corazones que no creen en Dios, no reconocen su Grandeza, prefieren perder la paz antes que reconocer que, somos pequeños y limitados.
Contemplamos la Santa Cruz donde el Señor padeció infinitos dolores por la Redención de toda la humanidad.
Cada llaga de su amado Cuerpo,están grabadas en mi alma,
Señor te entrego mis insignificantes padecimientos y me uno a Ti
con filial amor, hasta Tu retorno.
Que así sea
Perla




Mensaje de MARÍA del Rosario de San Nícola




MENSAJES:
Marzo 16 2ª Semana de cuaresma

15/3/1989
Gladys; si los hombres no se fortalecen en Dios, derribados serán por el maligno.
Esta Madre dice a los hijos; Edificaos en la oración y libres seréis de las ataduras.
Bueno es para el alma, refugiarse en el Señor. La esperanza es el hoy y el mañana.
Meditadlo
Gloria al todo Poderoso
Hazlo conocer
18/3/1989        16/3/014
Atended Pueblos, la Voz de la Madre, que clama sin cesar, ser escuchada.
Bienaventurados los que adoráis al Hijo
Bienaventurados los que oráis en esta Hora
Hijos míos;Apresurad a vuestros pasos y acudid a Mi encuentro.
Bendito sea el nombre de Dios
Predícadlo hija

6/5/1985 5/3/014
Grande es el Nombre de Dios, hijos míos, y así debe ser reconocido.
Oíd, pueblo todo, es probable que os cueste aceptar que a Dios debéis obedecer , más os digo, Dios es el alimento para vuestras almas no os privéis de El
Gloria al Señor
...Leed 1º de Pedro C.3,V.12
Porque los ojos del Señor miran al justo y sus oído están atentos a su plegaria, pero El rechaza a los que hacen el mal
Palabra de Dios.
Contemplación:
Señor escucha a tus hijos que claman Tu Justicia y tu Paz

Venga a nosotros Tu Reino
Amén
Perla
Día 4/2/1990 2/3/014
Dice la Virgen a Gladys:
Dios, escucha con más intensidad a sus hijos,desde la
oración. Son muchos los que no oran; están enemistados con el Señor.
Dios edificará en aquellos que le amen, en aquellos donde toda obra
sea buena para el Señor.
Gloria a Dios
Hazlo conocer
Día 17/2/89 26/2/014
Hija este es Mi tiempo: es por eso que ansío la llegada de cada hijo
a mis brazos de Madre.
Yo les digo a mis hijos.Nada os preguntéis, solo dejad que la Madre lo disponga todo.
El enemigo ha sido ya atacado, cerca está su fin y está usando como ultimo recurso la debilidad humana; la soberbia.
Mas, Yo lo venceré, ya he comenzado a vencerlo.
He aquí, que el mundo debe saber que la Madre de Cristo, triunfará sobre Satanás, porque  junto a Ella, estarán los humilde de Su Hijo.
Gloria al Dios eterno
Sea conocido Mí mensaje
Contemplación:
Amada Madre,creemos en Tí; ayúdanos con tu fortaleza a sostener la cruz.
Acompáñanos en la prueba, ungenos con el bálsamo del Señor.
Bendícenos con el agua viva de su Santo Espíritu.
Tiende tu mano para levantarnos,aumenta nuestra fe y esperanza para que podamos permanecer a Tú  lado mientras se cumplen los tiempos de tu promesa como Madre de Dios y esposa del Espíritu Santo.
Que así sea
Perla

TODOS LOS DÍAS 11  DE CADA MES RECORDAMOS A:
NUESTRA SEÑORA DE LÓURDES
REZAMOS POR LA SALUD DE TODA LA HUMANIDAD







 Madre, así marchaba junto a Ti en las procesiones
Hoy mi alma está triste,por que otra vez no puedo estar allí.
Pero estaré espiritualmente y con el corazón lleno de amor entre la multitud, que cada año recibe la bendición cundo te hacen girar para bendecir el mar y a tus hijos pescadores.
Madonnina del Maréeesta está hija te canta desde aquí
Perla


Al primo sole si desta 

la cittadella marina 

ed un bel canto risuona 

la dolce campana vicina 

mentre sul mare d'argento 

va il pescatore col vento 

passa e s'inchina alla sua Madonnina dicendole piano così: 

Madonnina del mare, 

non ti devi scordare di me, 

vado lontano a vogare, 

ma il più bel pensiero è per te 

Canta, il pescatore che va, 

Madonnina del mare con te questo cuore sicuro sarà!


Amada Madre; desde esta humilde gruta en casa.
esperamos Tú bendición y amor.
Tráenos a Jesús para que nos sane.
Que así sea
Perla

Oración 
¡Oh! Querida Virgen de Lourdes
Como un pobre peregrino, me postro
Delante de Ti, anegada mi alma de llanto
Y dolor. Recibe mi plegaria y mis lágrimas.

                   Ave María

¡Oh! Querida Virgen de Lourdes,
Mi alma está triste, se halla pobre y
Desamparada. Ayuda, sostiene y consuela
A quien te ama y ruega.

                         Ave María

¡Oh! Querida Virgen de Loúrdes.
En mi corazón nace la esperanza de que  
En verdad me oirás. Espero, pues, la gracia.
Madre mía, siempre te amaré.

                       Ave María
 Rezar el Santo Rosario




Madre ven,sana el corazón y el alma de tus hijos
  11 de Febrero día de procesión de nuestra Madre: Nuestra Señora de Lóurdes 
Esquema de la novena para todos los días: 2 al 10
Escribiré la reflexión  por día; se ha perdido la del año pasado
Este libro que contiene la novena  corresponde a: Nuestra Señora de Lourdes Mar de Plata

1º+Por la señal de la santa Cruz                                        
+De nuestros enemigos
+Líbranos Señor Dios nuestro
+En nombre del Padre del Hijo y de Espíritu Santo.
Amén   

2º Oración iniciación:
¡Oh! Querida Virgen de Lourdes
Como un pobre peregrino, me postro
Delante de Ti, anegada mi alma de llanto
Y dolor. Recibe mi plegaria y mis lágrimas.

                   Ave María

¡Oh! Querida Virgen de Lourdes,
Mi alma está triste, se halla pobre y
Desamparada. Ayuda, sostiene y consuela
A quien te ama y ruega.

                         Ave María

¡Oh! Querida Virgen de Loúrdes.
En mi corazón nace la esperanza de que  
En verdad me oirás. Espero, pues, la gracia.
Madre mía, siempre te amaré.

                       Ave María
3º) Rezo del Santo Rosario; tres primeras decenas.

 4º) Reflexión de la   lectura del día ; día 1º-2º-3º. etc...

5º) En silencio decir la intención:
por  la cual se reza está novena, pensar el
compromiso concreto de cambio y al final;
Decir:"¡Oh María, sin pecado concebida
             Rogad por nosotros que acudimos a vos!"

6º)  Completar las dos decenas finales del Santo rosario

7º ) Letanías de la Virgen

                               LETANÍAS DE LA VIRGEN
Señor, ten piedad
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad
Señor, ten piedad
Cristo, escúchanos
Cristo, escúchanos
Dios Padre del cielo
Ten misericordia de nosotros
Dios, Espíritu Santo
Ten misericordia de nosotros
Santa Trinidad un solo Dios
Ten misericordia de nosotros
Santa María
Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios
Ruega por nosotros
Santa Virgen de las vírgenes
Ruega por nosotros
Madre de Cristo
Ruega por nosotros
Madre de la Divina Gracia
Ruega por nosotros
Madre de la Iglesia
Ruega por nosotros
Madre purísima
Ruega por nosotros
Madre castísima
Ruega por nosotros
Madre virginal
Ruega por nosotros
Madre sin mancha de pecado
Ruega por nosotros
Madre amable
Ruega por nosotros
Madre admirable
Ruega por nosotros
Madre del buen consejo
Ruega por nosotros
Madre del Creador
Ruega por nosotros
Madre del Salvador
Ruega por nosotros
Virgen prudentísima
Ruega por nosotros
Virgen digna de veneración
Ruega por nosotros
Virgen digna de alabanza
Ruega por nosotros
Virgen poderosa
Virgen misericordiosa
Ruega por nosotros
Virgen dolorosa
Ruega por nosotros


Espejo de justicia
Ruega por nosotros
Trono de la sabiduría
Ruega por nosotros
Causa de nuestra alegría
Ruega por nosotros
Vaso espiritual
Ruega por nosotros
Vaso digno de honor
Ruega por nosotros
Vaso insigne de devoción
Ruega por nosotros
Rosa mística
Ruega por nosotros
Torre de David
Ruega por nosotros
Torre de marfil
Ruega por nosotros
Casa de oro
Ruega por nosotros
Arca de la alianza
Ruega por nosotros
Puerta del cielo
Ruega por nosotros
Estrella de la mañana
Ruega por nosotros
Salud de los enfermos
Ruega por nosotros
Refugio de los pecadores
Ruega por nosotros
Consuelo de los afligidos
Ruega por nosotros
Auxilio de los cristianos
Ruega por nosotros
Reina de los ángeles
Ruega por nosotros
Reina de los patriarcas
Ruega por nosotros
Reina de los profetas
Ruega por nosotros
Reina de los apóstoles
Ruega por nosotros
Reina de los mártires
Ruega por nosotros
Reina de los que confiesan su fe
Ruega por nosotros
Reina de las vírgenes
Ruega por nosotros
Reina de todos los santos
Ruega por nosotros
Reina concebida sin pecado original
Ruega por nosotros
Reina asunta al cielo
Ruega por nosotros
Reina del Santísimo Rosario
Ruega por nosotros
Reina de la familia
Ruega por nosotros
Reina de la paz
Ruega por nosotros

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: Óyenos Señor
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: Perdónanos Señor
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: Ten misericordia de nosotros.

L: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
R: Para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. 




Ruega por nosotros




8º ) Oración final o despedida
Oración de despedida:

 Oh! Querida Virgen de Lourdes
Como un pobre peregrino, me postro
Delante de Ti, anegada mi alma de llanto
Y dolor. Recibe mi plegaria y mis lágrimas.

                   Ave María

¡Oh! Querida Virgen de Lourdes,
Mi alma está triste, se halla pobre y
Desamparada. Ayuda, sostiene y consuela
A quien te ama y ruega.

                         Ave María

¡Oh! Querida Virgen de Lourdes.
En mi corazón nace la esperanza de que  
En verdad me oirás. Espero, pues, la gracia.
Madre mía, siempre te amaré.

                        Ave María

REFLEXIÓN DE CADA DÍA

Día Primero

        El 11 de Febrero de 1858; Bernardita, una humilde y sencilla niña,
Va en busca de leña junto a su hermana y una amiguita.
Antes de cruzar el arroyo, al bordee del río Gave que corre al
Oeste de Lourdes y cerca de unas sinuosidades rocosas
,una asombrosa luz, seguida de un fuerte viento sacuden
 su corazón.
Ni una sola de las ramas de los árboles se mueve a pesar de ese extraño viento.
Luego la hermosa y deslumbrante Visión de una bella Señora.
De su misma voz escuchamos cómo Bernardita relata este acontecimiento
Repetido una y mil veces ante los interrogatorios a que fuera sometida:”Mis dos compañeras atravesaron el arroyo, situado delante de la gruta. Yo permanecí sola del otro lado y les pedí me lanzaran alguna piedra para poder cruzar sin descalzarme, me fue imposible. Apenas había comenzado a quitarme una media, cuando nuevamente el ruido ye el fuerte viento se hicieron sentir.
Levante la cabeza para mirar la gruta y vi a una joven vestida de blanco, llevaba un velo también blanco sobre la cabeza; un cinturón azul le ceñía la cintura y una rosa de
Color amarillo en cada pie.
De su brazo colgaba un Rosario de cuentas muy grandes. El miedo me paralizó
Pero pude ponerme de rodillas y comencé a rezar el Rosario. Cuando hube terminado, la joven me sonrió dulcemente y me invito a que me acercara,
Pero no me atreví quedándome en mi lugar”.
También en Pentecostés la luz y el viento irrumpieron en el Cenáculo; María y los apóstoles recibieron el Espíritu Santo.
La acción del Espíritu Santo en nosotros es la de encender y alimentar el amor de Cristo y conducirnos gradualmente a una unión más íntima con El, y nos
Da la fuerza poderosa para ser testigos de su Evangelio, con nuestra propia vida.
La Virgen María ya había recibido esa fuerza, en la visita del ángel, y con su vida ejemplar fue testimonio vivo de Amor de Dios y así lo manifestó a Bernardita
en la gruta de Lourdes.


 Día Segundo...
El encuentro entre la Virgen María y Bernardita
En la gruta de Lourdes es un acontecimiento de singular
 Significación.
Esta enmarcado en un hecho puramente humano, simple,
cotidiano como el que nos toca vivir hoy a diario.
Bernardita es una niña pobre, sale a buscar leña y huesos para su casa
Obligada por las urgencias económicas; ella requiere cuidados para medicamentos y alimentos.
No tenia para comer lo indispensable y su padre está sin trabajo.
Los niños crecen desnutridos, de los ocho hijos que tuvo doña Luisa,
La mamá de Bernardita, cinco mueren antes de los diez años.
Bernardita se preocupa  de sus hermanos ella no tiene salud
Sufre del estómago y una epidemia de cólera, el asma es otra de las dolencias, que la hará sufrir toda la vida.
¿ Que más le puede pasar a un pobre?
María sale al encuentro a compartir y manifestar la bienaventuranza del pobre.
La Virgen María que para  que Dios entre en el hombre y haga maravillas, éste debe ser “ verdaderamente” pobre, que se desprenda de todo, que no pretenda de todo, que no pretenda nada, así como Jesús
Nos dice( Mateo 11, 25)
“Te bendigo Padre, señor del Cielo y la tierra porque has ocultado
Estas cosas a los sabios y poderosos, y las revelaste a los pobres”.
Ella es un ejemplo vivo de esta expresión, hay en María una
Pobreza que traduce en dependencia total a Dios.
En la Anunciación entrega y confianza.
En la Visitación, servicio; en el Calvario, desprendimiento
De lo más querido su Hijo…
Contemplación:
Madre enséñame, trasmite a esta hija, que tanto te ama;
Tu humildad y pobreza.
Ayúdame a llevar la cruz con dignidad y amor
Perla

Día Tercero
                 En la tercera aparición el 18 de Febrero,
La Virgen María no le promete a Bernardita un lecho de rosas. Bernardita trata de hablar con la aparición, hasta le ofrece papel y pluma para que
escriba su nombre o le manifieste quién es .
La aparición solo se expresó con una dulce sonrisa ,al igual que la vez anterior cundo Bernardita le echara agua bendita aconsejada por la gente
por temor a que fuera cosa del diablo.
Pero le dio tres avisos volver aquí durante quince días y por ultimo “ No te prometo hacer feliz en este mundo, pero si en el otro”.
Y así sucede: Toda la Familia sufre hambre frío y marginación.
Así es la vida de esta pobre niña, no hay triunfos humanos, ni cambios económicos siempre la misma pobreza, penas y angustias: agravado todo por los interrogatorios de las autoridades  que le producen dolor y temor,
Pues no quiere ver a sus padres en la cárcel.
Pese a ello Bernardita concurre a pedido de la Señora durante quince días
Esa es su felicidad, aunque todavía no se sabe quién es esa hermosa mujer, presiente la figura maternal de María y acude con  confiadamente a su cita.
María se muestra presente en los acontecimientos de nuestra vida, ella está allí donde nosotros necesitamos, en la aflicción en el dolor, en el dolor, en la angustia.
Esta allí como estuvo junto a su Hijo en la cruz.
Silenciosa pero presente. No como una espectadora insensible, sino que toma parte activa, transformando el dolor y la angustia en ofrenda de salvación
Y esperanza.




Contemplación:


Madre, es cierto que en este mundo muchos de tus hijos padecemos tribulaciones y dolores pero también creemos que tu acompañas, sostienes y nos llevas a Jesús
 Sabemos que Dios es justo, es el Padre que ama y perdona; y que cuando la oración es  hecha con humildad, amor, está llega a sus oídos  permitiendo se  encienda en nosotros la luz;de la fe y la esperanza.
Rogamos por el restablecimiento de todos los que de una u otra manera padecen la enfermedad.
Que así sea
Perla


Día cuarto
Bernardita describe a la visión siempre de la Señora con gran un Rosario
en sus manos. Ella misma autorizada, a modo de defensa, en la primera aparición y luego en las siguientes en pleno éxtasis apela al rezo del Santo Rosario que lleva siempre en su bolsillo y del que no se desprendía nunca.
Para ella es su método más preciado de oración.
La Santísima Virgen María la invita con sus gestos a orar de esa manera y la acompaña en el Padrenuestro, pasando las cuentas del Ave María en silencio.
Bernardita lo relata elocuentemente “La joven tomó el Rosario que tenia en sus manos e hizo la señal de la Cruz. Yo empezaba a perder el miedo y volví a tomar mi Rosario . por segunda vez intente santiguarme y el pánico que experimentaba comenzó a desparecer, pude ponerme de rodillas y rezar delante de ella. La joven recorría las cuentas entre sus dedos pero no movía
Los labios”
Lourdes es lugar de oración. La Virgen lo quiso así.
Mas tarde en la octava aparición, el 24 de febrero, le pide expresamente que rece por los pecadores.
En la oración nos comunicamos con Dios. De ahí que hablar de oración equivale a hablar de la vida referida a Dios, plena y vital, como una relación de amor.
En la oración, como en todo, es Jesús nuestro modelo y guía.  El nos enseña a hablar con Dios Padre, a estar pendiente y en continuo diálogo
A saber escucharlo. Ante cada acontecimiento importante, ante cada decisión a tomar, se pone en actitud orante.
María continúa ese espíritu y centra su vida en la oración.
Con Bernardita nos invita a imitarla.
Contemplación:
Madre enséñanos a ser como Jesús, a, rezarle al Padre
con fe  en cada situación o decisión a tomar, crear permanentemente un dialogo profundo y de corazón, que nos permita escucharlo.
Que así sea
Perla
Día quinto
El miércoles 24 de febrero, se produce la octava aparición: es el quinto día de la quincena maravillosa a la que Bernardita fue invitada a concurrir, allí escucha atenta las indicaciones de la Señora, que le pide besar la tierra en señal de penitencia y rogar por la conversión de los pecadores. Bernardita cuenta así:”Después de una sonrisa se entristeció y lloro ¿ por quien?
Otra vez por los pecadores. La visión me ha dicho:¡Penitencia!¡Penitencia!”
El corazón de Benardita y en su propia memoria esas palabras que darán profundamente grabadas; nunca podrá borrarlas de su mente. Son en definitiva las que marcarán el camino y de los que su vida dará ejemplo.
María atenta y preocupada por la marcha de la humanidad no deja por un instante de recomendar que sigamos las enseñanzas de Jesús y hacer la voluntad del Padre.
El pecado rompe ese vinculo de amistad entre Dios y los hombres,
Ella ya había sufrido en el calvario junto a su Hijo quien entregará su vida para reconciliar a la humanidad para culminar la Nueva Alianza y seguir sufriendo por nosotros. Ella es el refugio de los que hemos caído, es la abogada y defensora nuestra, es la Madre tierna y misericordiosa cuando nos apartamos del camino que  Jesús con su vida nos señaló es la Madre cariñosa que atenta nos llama al arrepentimiento y conversión.
Es la Madre que nos sabe débiles y sufre por cada uno de nosotros, pero confía también que seremos capaces de reconocer nuestra fragilidad humana y humildemente de la mano de Ella presentarnos ante el Amor Misericordioso y paciente de Dios Padre que nos espera siempre animoso y paciente como al hijo pródigo o sabe buscar las formas para salir en nuestra búsqueda como el Buen Pastor.
Con la ayuda de Nuestra Madre la Virgen María, siempre hay una forma de volver.
Contemplación:
Madre de la ternura y esperanza,eres la Madre que sufres por tus hijos pecadores,perdona nuestras miserias ; y ven a
 ayudarnos a comprender que sin Jesús el Señor nada somos que debemos convertirnos, respondiendo a sus enseñanzas las que están en su Evangelio que es; Palabra y Verdad.
Sabemos que el Padre nos ama, y que a este gran Amor y Misericordia  debemos serle fiel; nos comprometemos hacer, penitencia y oración; y a responder con la  misma caridad, en nuestros hermanos.
Que así sea

Perla
Día séptimo
Durante la novena aparición el 25 de Febrero, Bernardita escuchó con atención y alegría todo cuanto la visión le manifestara “ Ayer la Señora se preocupó de los pecadores, es decir de los enfermos del alma. Hoy lo hará por los enfermos del cuerpo” Así cuenta Bernardita esta experiencia. Agregando ”La Señora me dijo; ve a beber a la y lávate.
Bernardita levanta la vista como para interrogar a la visión, pues no hay fuente alguna por allí, salvo el río Gave, pero luego como habiendo comprendido va al fondo de la gruta toma con sus manos un poco de agua fangosa.
Beberla le da un poco de asco, pero luego de tres intentos toma un poco y se lava la cara con ella.
Del hueco donde había escarbado comienza a brotar un tenue hilo de agua, que al poco tiempo se transforma en un manantial  de agua limpia y caudalosa. A continuación Bernardita come un poco de hierba “ se volvió loca” es la murmuración de la gente, pero ella termina con el pedido de la Aparición y regresa a su sitio.
De esa fuente de agua, provinieron innumerables milagros de curaciones asombrosas comprobadas por la ciencia y reconocidas por la Iglesia, desde ese entonces hasta nuestros días.
El cristiano ha sabido ver en esto, el símbolo claro del agua que recibimos de nuestro Bautismo y testimonia la vida nueva que proviene de la fe en Cristo.
Al recibir esta agua estamos aceptando lo que Dios nos da por medio de María: su Hijo que es quien calma la sed a todo hombre, cura el corazón de todo pecado y nos da la fuerza y la salud para vivir como El vivió; comprometido y solidario con el pobre, el necesitado, el afligido, promoviendo al hombre a la dignidad de Hijo de Dios.
Contemplación:
Madre danos de beber  del agua viva que es Jesús.
Para poder recibir de El la sanación del cuerpo y del alma.
Perla
Día octavo
El martes 2 de Marzo de 1858.se produce la decimotercera Aparición. Al decir de las autoridades del lugar una muchedumbre calculada en mil seiscientas personas, concurre al lugar desde horas tempranas.
Bernardita acude ese día y como en los anteriores con un cirio en su mano, hace la señal de la cruz.
Hace los gestos de siempre besa la tierra recorre el lugar de rodillas y comienza a rezar el Rosario .Pronto entrara en éxtasis.  Como en otras oportunidades recibe el  secreto personal, y un pedido que a  sus ojos le